jueves, 16 de octubre de 2008

PASAR PÁGINA




Las microdecepciones guardan relación con el relato personal que cada ser humano escribe mentalmente al compás de sus días. Nuestro relato no está inmunizado ante la decepción. A veces se veía venir, dices, y otras te asalta por sorpresa cambiando renglones y moviendo palabras sin punto y aparte; ahí donde había cercanía escribes falsedad, donde leías cariño, ahora figura rechazo. Se trata de decepciones pasajeras, por lo que sus garras no tienen categoría de envite, pero resultan descorteses e incluso miserables. En ellas puede cobijarse la ignorancia o la falta de reconocimiento, el ninguneo o la envidía que esperaba impaciente el momento para su puesta de largo.

Pero tal vez lo más intolerable de las microdecepciones sea su falta de elegancia; su espesura contrapuesta a lo noble y a lo transparente. Es como si todo tuviera un precio. A veces las relaciones de trabajo se camuflan - por interés - bajo falsas muestras de amistad mientras algunas relaciones amorosas se confunden con historias imaginarias que nunca serán tal y como se había soñado. La buena noticia es que en ocasiones son mucho mejores.




Ésas son las verdaderas conquistas, aunque para lograrlas hay que vivir a cara descubierta, sin reprimirle al corazón sus discursos temerarios.

Las relaciones humanas, la amistad y el compañerismo son una de las principales fuentes de la felicidad según estudios de la psicología positiva y la capacidad de amar , en las personas dichosas, es superior a sus miedos. A menudo nos aconsejamos unos a otros precaución en las relaciones humanas, medir la entrega, aprender de las decepciones y aunque la experiencia no es garantía de nada, te enseña en muchas ocasiones que tus problemas, son en realidad los problemas de los otros.

34 comentarios:

Perlita dijo...

Me encontré esta editorial en una vieja revista, de muchos meses atrás en una consulta médica. La he resumido y puede que la haya desvirtuado en algo, pero está la esencia y me encantó.
Nuestra herencia judeocristiana y a la vez tan liberal- recibirás lo que das - ha conseguido hallar un correlativo en el lenguaje mercantil. Como si todo tuviera un precio....¿O no?
Mis saludos, amigos.

HUGO dijo...

No encajo mucho aquí,soy poco relacionista y compañero hasta ahí nomás.

La estatua del jardín botánico dijo...

Me ha encantado. Creo que todos podemos compender perfectamente a qué se refiere el texto porque todos lo hemos experimentado. Lo bueno de estos pequeños envites o microdecepciones es que te dan la oportunidad de pensar, corregir la perspectiva y aprender a ser más feliz o a sufrir menos.
Otra vez, me ha encantado. Gracias por compartirlo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Perla del Segura, a los buenos días, reina.
Me ha gusta muchos tus reflexiones de hoy.
Buen finde

Perlita dijo...

Bien HUGO,así no te complicas la vida. Puede que esa sea la mejor filosofía aunque...yo necesito relacionarme y soy feliz.
Besos.

ESTÁTUA, eso pienso yo y a los añitos que voy llevando a cuestas (pocos, no creas)se aprende my bien de cada una de las relaciones humanas que nos toca vivir. Pienso que la generosidad también tiene un límite y cuando se nos ataca, no viene mal ponerse en guardia.
Mil besos, guapa.

Perlita dijo...

ADELA, muy buenas. Me alegro que la cosa te guste. Me voy p´a tu tierra que me han invitado a migas...¡hala! No solo de perlas vive una...
Besote.

Perlita dijo...

Mº ÁNGELES:
¿Cmo estás? Yo filósofa, ya ves.Y sí...este fin de semana me encuentro un poco "reina" porque me voy a hacer una tournée (¿se escribe así? ¡ay mi francés cómo se va oxidando) y como contesto a mi amiga Adela de un mail que me ha puesto, voy a Valladolid a comer migas. No trabajo en la cocina el finde.

Fuerte abrazo.

Hada Saltarina dijo...

Me ha chocado el texto porque primero habla de la decepción ante las relaciones humanas y termina diciendo que la amistad es una de las principales fuentes de la felicidad.

Sí, las relaciones humanas están llenas de riesgos y contradicciones; sin duda alguna. Hoy en día lo único que puedo asegurar es mi posición ante los demás... pero no la de los demás.

Un abrazo, Perlita. Por cierto ¿recibiste mi mail?

Sibyla dijo...

Hola Perlita!!

Me han gustado mucho las reflexiones de Joana Bonet. Siempre se aprende de analizar situaciones.
Aunque últimamente estoy muy atareada, pero no me olvido de tu blog.

Un abrazo grande:)

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Desde que me dijeron que no podía pasar una página sino resolvía el problema, me he convertido en un solucionador nato, y me lo paso bomba pasando páginas.
Eso si, normalmente hay truco y los problemas me los pongo yo para así poder dar con la solución más fácilmente.

victor Rocco dijo...

Gracias pot tus bellas palabras amiga, espero hallas disfrutado de aquella sidra.

nestor dijo...

Para reflexionar. la relaciones personales son tan fáciles como parecen a primera vista, la amistad es un don que se siente pero casi simpre viene de a dos aunque a veces lo sostenga uno solo y es lo más triste.

la seguimmos...un abrazo

mos dijo...

Vaya, vaya con las reflexiones de Joana Bonet:
Pues claro que sufrimos decepciones (no sé si llamarlas microdecepciones), con la gente que se nos pone en nuestro camino. Ya sabes, eso de "no merecía la pena", " me han utilizado mientras les he servido...", "esto no me lo esperaba de fulano", etc, etc.
Como alguien anterior ha dicho, hay ciertas contradicciones en estas reflexiones porque más abajo viene a decir que las relaciones humanas nos aportan felicidad y no debemos hacer caso a nuestros miedos. (?)
Bueno, yo creo que decepciones sufrimos todos. Que lo más importante es compartir, buscar nexos de unión, comunicarse, intentar entender al otro, dejar a un lado la envidia y ser sincero, quedarse con lo auténtico del amigo, compañero o vecino. No sentirse el ombligo del mundo y escuchar los problemas ajenos con ánimo de ayudar y comprender los porqués.
Las relaciones humanas son muy complejas. Tanto como personas hay sobre la Tierra.
No me cabe duda que un talante positivo ante la vida ayuda muchísimo a digerir errores y decepciones. Pero de todo hay en la viña del Señor. Somos iguales y muy diferentes.
Gracias paisana por pasar por ESFERA. Sí que hay relatos y trabajos míos entre todo lo que se cuelga. Somos 6 miembros, aunque no todos cuelgan entradas. Si vas bajando, y buscas, verás post colgados por mos, o sea yo.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Perlita dijo...

JAUME:
No puedo entrar en tu página. Escribo (esta vez sobre la piscina y demás) y luego no me deja enviar el comentario. Volveré a intentarlo porque no creo que tengas "espias"...

Fernando Santos (Chana) dijo...

Cara amiga, belo texto...
Um abraço

SUSANA dijo...

Muy buenas las reflexiones de Joana Bonet. Las relaciones humanas desde siempre han representado un desafío para los individuos.

Somos seres gregarios, algunos nos relacionamos de una manera, otros en forma distinta, e inclusive hay quiénes se niegan a relacionarse desde lo más profundo de su ser.

En este último caso, casi no sufren decepciones o malos momentos...pero a su vez, también se ausentan de esas vidas "seguras detrás del escudo", la intensidad del abrazo amigo, el profundo cariño, la alegría, la plenitud.

Gracias Perlita, por regalarme un bellísimo momento!


(Hemos tenido transmisión de pensamiento, en estos precisos momentos has publicado un comentario en mi blog. Fijate de qué manera nos relacionamos las personas! Besote mi Amiga!)

Perlita dijo...

CHANA:
Paso pr tu blogg enseguida. Ya sabes cómo me gusta la calidez del portugués y tus magníficas fotografías.
¡Moitos abraços...!

Perlita dijo...

HADA:

Ya estamos en "onda" poco más o menos porque me falló el disco duro y no he podido contestar a casi nadie. Afortunadamente, los otros "hados" hizo que esto "rulara" otra vez.

El artículo estaba dividido en dos partes de las cuales yo cogí lo que contrastaba pero para llegar a la conclusión final de que a pesar de las decepciones, el trato humano en las relaciones debe ser siempre positivo.
Repito mi agradecimiento por tu precioso obsequio con el que si fuese posible, me haría un prendedor para llevarlo colgado a la vista de mis hijos sobretodo, que el orgullo sano, no es censurable.
Montones de besos...

Perlita dijo...

SIBYLA:

Segunda vez que te contesto, así que si sale duplicado pues...ración doble.
Tu mejor que otros sabes que en las relaciones personales han de querer que funcionen todos los implicados. Con nada más que uno se niegue, no hay buena voluntad que lo remedie y se siente y hasta duele, pero se vive.
Besotes.

Perlita dijo...

VICTOR...¡Casi me emborracho con la sidra! Brindé por tí ¿Qué tal tu aniversario?
Muchos besos desde el Mediterráneo.

Perlita dijo...

NESTOR:

¿Sabes lo peor? que a veces no reflexionamos y si lo hacemos es " a toro pasado" como decimos por aquí y cuando las cosas ya no tienen remedio.
Un abrazo para ti y TUS PUEBLOS, amigo.

Perlita dijo...

SUSANA:

Casi no te reconozco con tu nueva imágen.Estás muy guapa.
Las relaciones, cada uno las toma con arreglo a la personalidad del que tiene enfrente y a los demás nos toca "entenderlas". Con buen ánimo y poniéndonos en esas personalidades a veces extrañas, todo iría mejor,porque lo que no cabe duda es que a veces somos muy complicados y cada persona es un mundo. Todo es cuestión de querer entender.
Muchos besos y allá que me voy a tu blog a ver esa comunicación de pensamiento en la que creo "a pié juntillas" que dice el refrán castellano.

Perlita dijo...

MOS:
Muchas gracias por tu extenso comentario con el que estoy totalmente de acuerdo y superas a los pensamientos de Joana Bonet.
Ya explico más a arriba, a HADA, que cogí de la editorial el principio y el final para hacer ver que detrás de una decepción, existe la posibilidad de sacar con una psicología positiva, lo bueno de las relaciones.
Como pensamiento está bien pero...¡resulta tan difícil a veces! Y más cuando te sientes utilizado. Magnífico tu comentario, repito.
Ya me quedo, por fín, enterada (¡qué "cortita"!) de que sois seis y desde aquí vaya mi saludo porque sois unos trabajadores de las letras envidiables.

juan pedro dijo...

Hola Perlita:

Las relaciones humanas desde tiempos remotos hasta en su más ínfima interferencia intersubjetiva han sido y serán un tanto compleja, por más insignificante que sea la misma...
Está en la naturaleza misma del ser viviente llamado humano... no por eso debemos dejar de perseguir la felicidad -muchas veces utópicamente inalcanzable- y ser mejores cada día, como para intentar soslayar las micro y macrodecepciones...

Mil gracias por visitarme!

Besos enormes para ti.

José Ignacio dijo...

Las relaciones humanas son complejas.
En muchas ocasiones nos decepcionamos porque creemos que no nos prestan el interés debido.
En otras porque no aceptamos correcciones positivas que nos obligarían a darnos cuenta que no todo lo hacemos bien y, por tanto, podemos mejorar.
Como bien dices luego estan las malintencionadas, incluso las sonrisas y golpecitos en el hombro interesados.
Aprovechar esas ocasiones, para aprender y mejorar, son una buena oportunidad. En la vida cotidiana las prisas no nos dan tiempo a reaccionar positivamente.
Bsos

victor Rocco dijo...

hola amigga que bueno lo de tu sidra , si estubo bueno el cumple , visitame tengo nuebo texto chao besitossssss

Perlita dijo...

JUAN PEDRO
JOSÉ IGNACIO

Os contesto así en grupo porque coincidís en eso de que las relaciones humanas son complejas y, aunque los razonamientos son muy válidos y estamos de acuerdo que para eso traje aquí estas reflexiones de Bonet, he tenido que reirme. Os diré que acabo de venir de una reunión con mis vecinos- los que van, que son pocos- y alguien ha sacado a colación que había que limpiar el garaje común más a fondo de cómo se hace y quitar una gotera de un bar que hay encima...¡¡la que se ha armado!! Allí los he dejado "relacionándose"...Está claro que hemos de tener en todo esto de la convivencia una paciencia y un saber estar que...
Un fuerte abrazo a los dos.

victor Rocco dijo...

sí amiga regreso, siempre lo hace, y luego se va, en fin , muchos besos de amistad para ti.

Tesa dijo...

Más que decepcionarme, me produce desconcierto cuando las personas pasan del “te adoro al te odio” con tanta facilidad. Será porque me tomo en serio tratar de entender a las personas con las que me encuentro, que no me precipito ni en amarlas con locura ni en aborrecerlas.

La decepción llega si las expectativas son muchas.

De todas maneras creo que la vida y las relaciones hay que vivirlas con intensidad y si te das un batacazo, te levantas, te sacudes y sigues, seguro que más adelante una prueba de amor, amistad o compañerismo te compensa.

Besos, Perlita.

Perlita dijo...

TESA:

Pienso que lo mejor es no tirarse al agua sin flotador, pero es dificil estar siempre en plan cauteloso y más cuando tu forma de ser no tiene dobleces. Sin llegar a ser perfectos, ir de cara te da tranquilidad y como dices muy bien,(me ha encantado) nada mejor que levantarse después del batacazo y seguir el camino aunque las decepciones dejen alguna cicatriz que otra. No cabe duda de que se aprende de las relaciones fallidas.

Fuerte abrazo, Tesa.

UMA dijo...

"Ésas son las verdaderas conquistas, aunque para lograrlas hay que vivir a cara descubierta, sin reprimirle al corazón sus discursos temerarios."
Vos lo has dicho. Y yo suscribo.
Las cosas tienen valor, no precio.
Un gran abrazo y gracias, Perlita.

Perlita dijo...

Gracias por venir, Uma. Nos conoceremos un poco más...
Un beso.

Señor De la Vega dijo...

Mi encantadora Perlita, ha sabido recuperar un texto que no decepciona, ni es micro.
Le diré, que soy hombre de cueva, huraño y precavido, hasta el extremo de vestir el profundo disfraz de mí mismo, para no necesitar del otro.
Sin embargo, en lo que llevo de recorrida singladura, encontré en el desconocido humano, aquí o en el fin del mundo, en su mayoría y casi siempre, comprensión y apoyo.
Nunca justifiqué mis miedos con lo que me esperaba fuera de la cueva, y así lo digo, para que no me siga nadie en mi perverso oscuro.
Compartir es, disfrutar y vivir más plenamente, que no lo dude nadie.
Besos mi señora, Z+-----

Perlita dijo...

SEÑOR DE LA VEGA...¿Uraño usted?¡venga! Permítame dudarlo, caballero, que una servidora, se da vueltas por cada uno de estos espacios en los que coincidimos y a poco que se fije un poquito, acuden a su panal muchas abejitas dispuestas a descubrir lo que hay tras su máscara impregnada en miel y eso no lo consigue persona hosca o retraída. Lo de ser precavido...sí, pero eso hay que considerarlo virtud y en esto de las relaciones, es mejor estar en la cueva observando, que salir sin pensar y que le pueda caer una teja en la cabeza.

Hasta la próxima, un abrazzzo, amigo.

Perlas del Segura