lunes, 27 de abril de 2015

TRAGEDIAS NATURALES

Cuando se ve la enorme tragedia que ha traído el terremoto de Nepal  –terremotos– con tantos muertos como ha dejado, el gran dolor y el terror que se refleja en cada una de las personas que nos llegan en las imágenes, no se puede por menos que pensar en lo vulnerables que somos cuando la naturaleza se desata.
Aún tenemos reciente en la memoria  la destrucción de Haití. El sunami, otra gran catástrofe  que se llevó entre las aguas enfurecidas vidas e ilusiones. Muchas otras desgracias acaecidas por causas naturales contra las que no hay nada que hacer porque no existe un enemigo palpable al que combatir. Nada hay contra los elementos desatados. Fenómenos que pueden que tengan explicación  más o menos exacta o científica de cómo se originan, pero que nada existe para evitar sus desenlaces catastróficos.
 Roguemos a Dios desde nuestra fe, que el consuelo llegue pronto a tantas víctimas. Que los miles de huérfanos que han quedado desamparados, tengan cobijo y ayuda en la generosidad humana y que la ira de los elementos no vuelva a causar tanta desolación y amargura.

4 comentarios:

Martha Barnes dijo...

Perlita ,estoy de acuerdo en todo lo que escribiste,pero lo que yo veo,que los humanos merecemos este duro aprendisaje ,para saber que a este mundo ,no vinimos ´de vacaciones, sino a aprender a ser mejores personas con nuestros congéneres ,la naturaleza toda incluyendo a los animalitos siendo mejores cada uno de nosotros sin desear más que salud y paz,Un beso Martha(Argentina)

RECOMENZAR dijo...

Me encuentro de casualidad con tu blog
Me gustas
me quedo a leerte

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Una desgracia tremenda que a todos nos ha sobrecogido. Nepal es u país muy pobre, pero de gran belleza, sobre todo el valle de Katmandú. No creo que se pueda levantar de nuevo,pero ahora hay que ayudar a los que han sobrevivido.
Sigamos orando.
Un abrazo

Perlita dijo...

¡Hola, hermana! Desde luego que sí y encima, otra réplica. Muchos dramas que no entendemos, pero solo nos resta pedir que Dios les consuele.
Muchos besos

Perlas del Segura