viernes, 28 de marzo de 2008

CARBÓN



Anoche llegué de un corto pero provechoso viaje por mi tierra. Estuve en las Fiestas de Primavera en Murcia. Ya, ya sé: soy una corretera que después de Fallas puede parecer que no tuve bastante jaleo, pero me gusta moverme ¿qué le voy a hacer? Eso sí, he llegado molida y sin ganas de hacer nada, así que esta mañana, después de deshacer maletas, me he ido al parque de Los Viveros en coche, para no seguir cansándome y he buscado “mi” banco, que es uno de los que están medio escondidos por entre los altos setos de lentiscos en la parte sur del gran jardín. Es un lugar poco concurrido, laberíntico, donde se puede pasar mucho tiempo en solitario, resguardada de miradas y saludos en esas ocasiones. Hace sol y sombra en cualquier momento del día y en esa paz, he sacado mi libro de turno, los “Versos satánicos” de Rushdie y…¡ soledad!

Bueno, eso era lo que yo me creía en un principio, pero no, porque nada más abrir la novela, me he sentido observada, acompañada y, no es que tenga dotes adivinatorias, es que esa compañía era más que evidente porque podía escuchar muy cerca de mí la respiración rápida y jadeante de alguien que estaba escondido detrás del seto de lentisco más cercano a mi banco.

-¿Hola? – he dicho haciéndome la valiente- ¿Hay alguien ahí? ¿Necesita ayuda?

Nada. Silencio y respiración ruidosa. Me he levantado rápidamente con mi libro muy decidida en echar a correr y largarme cuanto antes de mi idílico sitio de lectura, pero como si me adivinasen el pensamiento, de entre los matorrales, ha salido un perrillo, cachorro por lo pequeño, negro azabache y se ha puesto delante de mí, patas en alto, boca arriba, como si se hiciera el muerto o se manifestara rendido a mi persona. He dado un pequeño grito de sorpresa o quizás porque me he asustado seriamente por la repentina aparición de aquella “cosa” y entonces, se ha puesto derecho.

Un palmo de altura poco más o menos y precioso el pobre chucho. Me ha mirado fijamente y yo lo he mirado a él. No sé la descripción que él haría de mí, pero por lo que adivino, creo que le he gustado porque no ha hecho ningún amago de moverse cuando me he acercado a él y luego, le he acariciado la cabecita sin que se inmutara. Confiado o quizás ya no tenía fuerzas ni para huir. Llevaba puesto un collar antiparasitario y otro encima de piel azul. Se le veía cuidado.

-¿Es que te has perdido, chiquitín? ¿Te han abandonado...? Ya sabía yo que no iba a tener respuesta pero necesitaba que oyera mi voz para aliviar su inquietud a juzgar porqué seguía con esa respiración acelerada que produce el miedo. Tenía algo de sangre en las uñas de la patita izquierda y juro que he sentido una pena enorme. ¿Qué hacer? He empezado a preocuparme porque no se veía nadie alrededor y yo no quiero perros en casa. No, no quiero más perros.

Porque yo he tenido dos. Uno, cuando soltera, Ringo, (en atención al Beatle que más me gustaba) que me lo trajo mi marido, mi novio entonces, y que nos acompañó nueve largos años. Era un pequinés precioso, blanco y con una manchita negra entre los ojos y que llamaba la atención de bonito pero…era asmático. Muriéndose descansó de aquella horrible dificultad para respirar que no le dejaba ni jugar, pero me llevé tal disgustó, que me prometí que ya no tendría más perros.

Sin embargo, cuando mis hijos eran pequeñitos, mi marido, metido en un bolsillo, les trajo un cachorrito de shnauzer miniatura que les compró y que hizo las delicias de todos…

A ese lo bautizaron ellos como UFO (objeto volante no identificado) porque era negro, raro, aunque muy tierno, con las patas blancas, alto de cruz y bastante feo el pobre…Encima, no era muy listo: se asustaba con cualquier ruido, con las sombras, con los cohetes, del ruido de un grifo… pero estoy segura que se fue a un paraíso de perros porque no habrá otro tan bueno y fiel como él. Dieciséis años ha vivido entre nosotros notando la ausencia de cada uno de mis hijos cuando poco a poco se han ido yendo de casa. Sentado a la puerta de sus respectivas habitaciones, se pasaba las horas muertas a ver cuando se abrían esperando ver salir de allí a sus amos.

Se murió hace un par de años de puro viejo…¡pobrecico! y, en ese instante, me dije, que nunca más pasaría por ese trago.

A este que me acababa de encontrar, le he puesto un pañuelo de papel en la patita que ya no sangraba, le he dado agua en una pequeña lata de la papelera y después, con mi cinturón por correa, lo he paseado por todos los rincones del parque convencida de que su amo iba a aparecer y que se solucionaría la pena de todos, incluida la mía, porque pensar en dejarlo solo por allí entre críos ¡qué horror! Y quedármelo, no. No podía ser.

No hemos encontrado a nadie que buscara a un perro perdido y he tenido que ser dura. Lo he mirado largamente.

-Verás, es que yo no puedo tenerte – le he dicho- Viajo mucho y ¿dónde te meto?

Me he dado cuenta de que en el lagrimal, tenía una mancha blanca producto de unas lágrimas resecas que dejaron con sal la huella de su pena sobre el brillante pelo negro… ¡Ay Señor…! ¿Qué hice para merecer encontrarme un perro abandonado?

Pero tenía que ser fuerte. Decidido. Le he quitado el cinturón del collar y luego, sin mirarlo, he dado unas palmadas fuertes para obligarlo a que se alejara:

-¡Fuera, fuera…! Y cuando he abierto los ojos… seguía allí.

¿Se puede creer que me dolía el alma y que tenía ganas de llorar? He echado a andar hasta la entrada del jardín y me seguía. En el colmo de hacerme “la pelota”, se ha arrastrado hacía mí como hizo al principio y se ha puesto patas arriba. ¡Para congraciarse conmigo entonces y ahora que me iba…!

Pensando en cómo alejarlo, me he agachado y he hecho que iba a coger una piedra. Todavía siento vergüenza y ahora sí que me ahogaba la pena. Ni se ha movido. ¡Qué buen psicólogo…! Le volvía a sangrar la uña y ya no he podido más. Me he ido hasta el coche con él siguiéndome lentamente, he abierto una de las puertas de atrás y he extendido un trapo de polvo sobre el asiento. Después, me he vuelto hacia él y le he dicho:

-¡Sube, bandido, que me rebanas el alma a tiras…! Y no se ha hecho de rogar aunque le he tenido que ayudar porque el asiento le quedaba algo alto.

Pero…he cumplido lo que me prometí: no tengo perro. Lo tiene mi hija menor, Carmen, que es bióloga y le encantan los animales. Le ha puesto de nombre Carbón porque es tan negro que merece llamarse así. Lo hemos llevado al veterinario por si tenía un chip de identificación, pero no. Está sano como una manzana y nos ha dicho que debe andar por los cuatro meses. Guapísimo es. Ahora mi hija ya tiene una tortuga de agua, un águila, un acuario con varios peces, un caballo, Caronte, que es un frisón enorme y barroco y que tiene una doma clásica perfecta, (pero ese no lo tiene en casa, claro, ) y a Carbón, el nuevo perro que me he encontrado. Yo estoy muy contenta. Igual de de contenta que cuando lo saqué del parque pero leeré Versos Satánicos en mi sala de estar desde ahora en adelante.

27 comentarios:

Frabisa dijo...

Qué bonita historia! Me ha conmovido, además, has conseguido redondearla sin pringar ¿qué más se puede pedir?

besitos, guapa

Lucas A. dijo...

Yo me voy para Murcia mañana.
Otra de tus historias, como siempre original, y como siempre me he reido en algún momento. Suerte para carbón.
Bss

Sandra Garrido dijo...

Así que estuviste en el bando de la huerta...¿y qué tal la recolecta?

Mira que me lo estaba viendo venir, Perlita, no te imaginaba dejando allí a Carbón con cara de pena, que mira que saben hacer chantaje emocional los granujas, y mirandote con esos llantos que sólo ellos saben hacer...ahora el final me ha hecho sonreir, a este ritmo tu hija abrirá un zoológico.

Un abrazo

Perlita dijo...

Frabisa, no era capaz de dejarlo y yo lo sabía desde el principio, pero...
Si no se lo hubiera quedado mi hija, le habría buscado otro dueño. No lo habría dejado solo.

Biquiños...

Perlita dijo...

Lucas, ¿a ver "El entierro de la Sardina?" Te vas a divertir, ya lo verás. Pídete un pastel de carne a mi salud y unas habas tiernas (crudas) para acompañar. Dan mucho hierro y vitalidad.

Un abrazo.

Perlita dijo...

Sandra, recogí, sí. Pero en los lanzamientos desde la carroza del embutido, una morcilla me impactó en el pelo y mucho me gustan, pero ¡llevé un pestazo a cebolla hasta que me duché...!

Tú lo has dicho: chantaje emocional el de Carbón, pero puede que esa sea su única arma...¡pobrecicos perros!

Besos.

los retales de Luisa dijo...

Yo qué soy una enamorada de los animales te felicito por tu buen corzón ,aúnque Carbón ya se dió perfecta cuenta de lo buena qué era ,ellos lo perciben todo .Me ha encantado la historia y más con ese bonito final .Yo tambien me juré hace años no volver a tenet perros ,pero en Abril de este año hará un año qué ginna está con nosotros ,me alegra la vida esa bichejo .Un beso guapa .

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Bonita historia.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

A ver si va a resultar que desde que leíste la historia de Noé te quedó un complejillo que intentas remediar con los años y las posesiones...
Linda entrada. Besines.

Perlita dijo...

No, Eduardo. Me encantan los animales, en especial los perros, pero nunca tendría un pájaro en una jaula. Ahí no sería seguidora de Moisés. La moda ésta de tener en casa pitones, iguanas,lagartos,no me va nada tampoco. Nada de complejos, la verdad.

Más besines y gracias...

victor Rocco dijo...

Hola te cuento que escribi un nuevo trabajo literario, ojala te guste, dile a tus amigos que me visiten ¡ya! chao besos desde chile.

Perlita dijo...

Amigo Víctor, poco a poco irán subiendo tus visitantes porque lo haces muy bien.
Ya te dejé lo mucho que me gustó tu... erótico relato.
Un abrazo.

Compartimos? dijo...

Hola murciana, gracias por esta bella historia la expariencia valío más que la lectura de los Versos Satánicos, seguro. Con eso no quiero decir que sea un mal libro.
Carbón paso de ser un maleante imaginario a un simpatico y asustado compañero.
Como a todos no le gusta la soledad.
Me alegro por tu hija es en realidad quien ha salido ganando.
Hasta pronto

Perlita dijo...

De tí para mí, Compartimos, un poco enrevesado el principio de Versos Satánicos. Esperemos que se arregle más adelante. Y sí...Mi hija está encantada con Carbón aunque se ha comido las zapatillas de su marido y tiene algo de incontinencia...Lo veo con pañales hasta que se acostumbre.
Mira mi comentario en tu última entrada...

Sibyla dijo...

Qué perro más lindo!
Me ha enamorado, Carbón ya tiene hogar, es una tranquilidad, el pobre tan cachorro, sólo cuatro meses.
En casa pasó lo mismo con Tina, estaba abandonada con sólo dos meses, así que Pablo me la trajo de huésped a casa...

Tu hija Carmen va a montar el Arca de Noé!Gracias por el premio!

Un fuerte abrazo!

Dédalus dijo...

Precioso cuento real, Perlita, que dice tanto y tanto de ti.

Carbón tiene que ser dichoso a vuestro lado.

Besos.

Perlita dijo...

Sibyla, he prometido a mi hija que un día colgaré su foto con todos sus animalitos para que se vea bien el espíritu de Noé en ella. Es un encanto.
El perro...ya veremos. Es preioso pero cuando se asusta, se hace pipí donde pilla. Ahora es cuestión de acostumbrarlo porque desde luego, ya no se va a la calle. Ni hablar...¡pobrecico!
No sabía nada de tu perrica¡qué bien!

Perlita dijo...

Dedalus, creo que será dichoso, sí, pero como siga haciendo pipí en casa de mi hija, me veo haciéndole de asistenta. Creo que hay pañales de perritos...No sé.
Un abrazo.

Tesa dijo...

Qué tierna historia, y qué bien lo cuentas, Perlita.

Adoro a los bichos, pero entiendo lo que dices de no querer más.

Cuando te vas de viaje es un problema. Ahora tengo a mi gatita siamesa preciosa, ya tiene doce años y cuando ellas no esté no quiero más. Todos mis desplazaientos están condicionados por su cuidado. La gente que no tiene animales no lo entiende.

Aunque a ver cómo te resistes a sus encanto.

Carbón supo que no le ibas a dejar allí. Por eso te eligió.

Me alegro de este final feliz. Besos.

Adriana Lara dijo...

me encantó. Muy fresco y ameno, como tu blog

Alegra :) dijo...

muy conmovedora.. cautivante!
me gustó muchísmo..
suerte :)

M. Jose dijo...

Hola Perlita, gracias por tu visita a mi blogs. La música que has escuchado son mantras tibetanos. El mantra del buda de la compasión.
Muchas gracias por tu comentario Paisana
Un beso

Hada Saltarina dijo...

Hola, Perlita. Sólo una cosita, me pides una respuesta "en secreto" sobre esa falta de entendimiento con respecto al Tarot. Pensé en hacerlo "en abierto", pero en realidad, mi idea es publicar unas entradas explicando lo que tú preguntas (más o menos). El caso es que sí que me gustaría detallar alguna cosa pero veo que no tienes escrito en tu perfil tu direción de correo electronico, así que he optado por esta forma tan poco ortodoxa. Si lo deseas, me lo envías y entonces te respondo e intento aclarar algún aspecto, ¿vale? Un saludo

Perlita dijo...

Tesa,también me gustan los gatos y no hay que sacarlos pero, es imposible condicionarte cuando hay que viajar y esta hija, sale a mí: tendríamos un zoológico en casa. Ella, encima, tiene una vecina que de vez en cuando le pasa una pareja de agapornis (no sé si se escribe así)porque también se marcha. No tenemos remedio...
Un abrazo.

Perlita dijo...

Gracias Adriana y ya te lo dejé en tu blog :"tus" nombres, son preciosos y tu epístola, tambien y original la presentación.
Un abrazo.

Perlita dijo...

m.josé: Muchas gracias por la lección que me das. Ni idea sobre esa música y valga mi imperdonable desconocimiento, tampoco sabía lo de los mantras tibetanos...Para mi, son todos budistas. Voy a documentarme ahora mismo.
Un abrazo.

Perlita dijo...

hada saltarina: Eres muy amable. Ahora mismo dejo mi correo puesto en mi perfíl porque agradezco todo aquello que me sirva para aprender.
Ha sido un placer.Un abrazo

Perlas del Segura