jueves, 24 de abril de 2008

CONFESIONES ÍNTIMAS




En mis sueños tengo que dar unos vuelos enormes para salvar obstáculos y pasar de montaña a montaña y, como en la canción de Rolando, me quedo suspendida en el aire a muchos metros del suelo. Luego, me despierto con una angustia enorme y muchas veces salto en la cama dormida y gimoteando. En resumen: tengo vértigo.
Como respuesta , intento vencerme y algo he logrado pero no es la primera vez, como hace poco, en las laderas de las montañas que circundan San Juan de la Peña, que tengo que bajar desde donde me subí con el innoble sistema de "arrastraculos" pasando las de Caín.
Me da miedo la oscuridad en las calles. Las pocas veces que he tenido que padecer un apagón, he oído pisadas a mi espalda con unos visos de realidad tales, que hasta me ha dado taquicardia. No voy al cine entre semana por la soledad que nos envuelve al salir y siempre llevo algún euro por los bolsillos dispuesta a regalarlo al primero que me aborde con mala cara.

Siempre leo las esquelas mortuorias del periódico que cae en mis manos...Así me he encontrado con algunas muy curiosas como la que vino en un conocido diario local de Murcia hace muchos años. Después del nombre del difunto y de las cosas habituales de los familiares, una frase: "...y este recordatorio, lo pagamos entre todos menos Juan, que todavía no te ha perdonado..."O este otro, dedicado con toda seguridad a una cocinera de la casa..."Nunca olvidaremos la maestria de tus manos en las comidas que nos ofrecías, en especial, tu arroz y habichuelas con hinojos..."

Y me dá pánico la gente que habla por las noches mientras duermen a pierna suelta y a tí te dan la lata con sus peroratas nocturnas. No hace mucho, en una excursión a Vilafamés, mujeres solas, me tocó compartir dormitorio con una chica a la que conocía muy poco porque de haberla conocido...
Se fueron escaqueando las otras excursionistas porque se ve que ya la habían tenido de compañera y yo, infeliz de mí, ni protesté.
-De noche, hablo un poquito- me advirtió la susodicha.
-Vaya...Si es poquito...No tiene importancia - contesté ya con bastante hipocresia y totalmente angustiada.
¿Poquito? ¡Madre de mi vida...! Aquello era un discurso de Castelar...Un mítin de los de Fidel Castro en sus mejores días...
Sobre las dos de la mañana y yo de vigía, con los ojos de buho esperando que empezase aquella a disertar, se sentó en su cama al otro lado de la mía. Hice lo mismo precipitadamente. Me estaba mirando como si no me viera y poco después comenzó una especie de letanía ininteligible. Me armé de valor después de estar escuchándola mucho, mucho rato...
-Acuéstate bonita, hala, ¡a dormir...!
Pero aquella seguía y fue subiendo el tono mientras se balanceaba de atrás adelante como el péndulo de un reloj, pero al revés. Pude entender algo:
-¡Está lloviendo, está lloviendo...! ¡Pobre trigo! ¡El trigo se moja! Hay que tapar el trigo....Y vuelta a repetir la cantinela una y otra vez.
Como habíamos dejado la luz del servicio encendida, se veía perfectamente su cara desencajada que me sobrecogía y, como el primer trago ya lo había digerido, me levanté y la obligué caritativamente a que se tumbara. Al rato vuelta a sentarse, pero esta vez con otra cantinela:
-¡Me duele, me duele...!¡La mala puta, me duele, me duele! ¡La arranco, la arranco...!
-¡La leche! - me dije- ¿qué irá a arrancar esta?¿mi cabeza?
Yo había oído que es malo despertar a estas personas, pero no pude más:
-¡Oye...! ¿qué vas a arrancar tú? ¡¡Despierta!! ¿me oyes? ¡¡Calla !!- Y la traqueteé con todas mis fuerzas hasta que se calmó y me miró con cara de susto para poco después tumbarse en su cama emitiendo quedamente una especie de quejido largo y acompasado hasta que el sueño debió vencerla.
Eso mismo debió pasarme a mí, que me quedé sin querer abandonar mi vigía, dormida como un tronco, hasta el punto que me desperté tarde y cuando ella ya había abandonado la habitación. Me arreglé rápidamente antes que pudieran cerrarme el comedor y además, no podía sacar punta a mi cara amarilla como la cera.
-¿Qué tal la noche?- me preguntó otra de las compañeras.
-Mal, muy mal. Esa chica habla hasta por los codos, se levanta, insulta...
-Sí eso dice ella, que cree que no te ha dejado dormir, pero tú bien que te has vengado, ¿eh?.
Sorpresa...
-¿Yo...? ¿por qué dices eso?
-Pues que creo que ha estado aguantando un dolor de muelas tremendo y tu no la has dejado ni moverse para que se tomara un calmante...Cada vez que se incorporaba, la empujabas para que se acostase de nuevo...¡Pobre! Ahora ha ido a la farmacia por algo fuerte antes de que le duela otra vez...


20 comentarios:

mera dijo...

Oye esto es perlita, perlita. Yo no se si me desvelaría por su mitin o por la curiosidad. Malsana, claro.

JoseVi dijo...

Bueno espero que estes mejor del dolor de muelas :) Es el dolor mas horrible que existe dicen. Yo soy un poco bestia a veces paso un resfriado son una sola aspirina o conduzco con el coche 4 horas y media con 38,5ºC de fiebre y sin parar :D Si soy un poquito bruto XD. Bueno me encanta la ilustracion del guerrero :D Si te quieres pasar por mi blog veras muchas batallitas, todas ambientadas en el siglo XVII español. Un saludo, que mejores y se fuerte ;) Un beso buenas noches, no podia dormir y encontre este blog XD

Amor dijo...

la venganza es involuntaria pero comprensible en este caso

te abrazo

amor

Blasfuemia dijo...

A mí en general las personas que hablan en sueños me dan más curiosidad que miedo, aunque claro, para un ratito está bien, para más... mordaza al canto

juan pedro dijo...

Perlita... Perlita... te haz puesto a pensar en escribir un libro con tus vivencias??? La verdad, son fabulosas...

Cuando chico, tenía los temores que creo, casi todos los tuvimos, conforme la época en que fuimos niños -claro está- muy buena tu reacción ante semejante sorpresiva compañera de cuarto, verdad???

Cómo ibas a saber de su dolor de muelas con el susto que tenías???

Te mando un beso enorme.

RAÚL dijo...

pobreta la de las muelas!! (se entiende el castigo, en todo caso, pura involuntariedad). me han encantado las esquelas :)

Sibyla dijo...

Pobrecilla!!!!!!!!!!!!!!!!
Tal vez si le hubieras suministrado un calmante, su muela le hubiera dejado dormir, y no te hubiera dado tanto la tabarra? Pero tú qué sabías?

La venganza fue totalmente involuntaria...Pues fuiste la última en enterarte!

Un abrazo guapa!:)

Perlita dijo...

mera,¿No estabas mejor en el faro viendo pasar las nubes, bonico? ¿Cómo se te ocurre lo de la construcción ahora?. te visitaré.
Un abrazo.

Perlita dijo...

Josevi, me pasaré a visitarte. Cuando he leído lo de "tercio de Ontinyent" ya me había olido algo de las batallitas .
La del dolor de muelas, era la otra. A pesar de mis muchas "primaveras", nunca he tenido dolor de muelas...
El de parto, sí y no está mal tampoco...
Un abrazo, amigo.

Perlita dijo...

Amor, no soy vengativa, pero a veces...¿a quién no le gustaría serlo?
Un abrazo.

Perlita dijo...

Blasfuemía, ¿curiosidad? ¡¡miedo de los gordos!! Ya lo dejo dicho. En alguna ocasión, he dormido en un pasillo con tal de no aguantar a una compañera durante una excursión que le daba por declamar y muy bien por cierto, pero yo no estaba para versos en la madrugada.

Ada dijo...

Las personas que hablan en sueños es por que tienen mucho que ocultar, y cuando se relajan y entran en una fase que no dominan empiezan a hablar, de lo que sea, de lo que les aprieta el alma, de lo que sueñan cuando no duermen, de lo que las aprisiona... me dan un poco de lástima quiza si tuviera a alguien en quien confiar dormirian más tranquila y sobre todo dejarían dormir.
Me encantó tu post.
Besos.

Perlita dijo...

Juan Pedro, ya tengo publicado un libro de vivencias que a final de año, sale la segunda edición. ¿Sabes la pena?: que las vivencias,se pueden escribir porque han pasado los años.
Las mías son solo de mi vida en mi pueblo y han tenido éxito porque en ellas se ven reflejadas mucha gente de mi edad en la época de los sesenta y setenta.
¡Ay, los Beatles...!

Perlita dijo...

Raúl, lo de las esquelas cierto...¡Látima no haberlas coleccionado!
Un abrazo

Perlita dijo...

Sibyla, yo creo que cuando se quejaba, lo hacía durmiendo también.
Me sobrecoge, no puedo aguantarlo aunque lo trate en clave de humor, pero es muy serio lo que me pasa, la verdad.
Besos...

Perlita dijo...

Ada, me parece que das en el clavo. No sé si tendrás conocimientos de sicología pero seguro que es algo así y nunca lo había pensado.
Como me llegue esta situación otra vez y espero que no, será cuestión de "estudiar" a mi acompañante y, desde luego, esta chica daba el perfíl de ser reservada y de estar como acomplejada. Si...Bien pensado, ahora me da lástima.
Te agradezco tu entrada y tu razonamiento.
Un abrazo.

mos dijo...

Paisana: Genial artículo. Con mucho humor soterrado e ironía. Ya veo que eres una experta en contar situaciones cotidianas con un toque de humor y con moraleja incluida.
Me ha gustado el relato de esta experiencia pelín traumática e insostenible. Lástima de ti y de tu acompañante parlanchina-noctámbula.
La venganza, como ya han dicho, fue no intencionada por tu parte.
Me alegra saber que publicas de nuevo y que ya has publicado otras veces.
Un saludo de Mos desde la ESFERA.

Perlita dijo...

Mos, gracias. Publico en Junio y en Ceuta, donde ejercí nueve años, algo para los más pequeños. Estoy contenta porque voy a presentar "teatrillos" y haré de cuenta cuentos.
Un beso.

Hada Saltarina dijo...

Recuerdo hace muchos años vino a mi casa una muchacha francesa a pasar unos días. Aquella chicas estudiaba español en el colegio y le encantaba. Lo gracioso es que hablaba de noche y resula que la primera que pasó en mi casa habló en francés, la segunda en fancés y español, y la tercera ya sólo en español. ¡Increible!

Cuando visité yo su país y su familia, fue graciosísimo porque todos dormían con las puertas entornadas y... ¡¡¡¡todos hablaban por la noche!!!

Perlita dijo...

Hada, pues yo me hubiera echado a correr de puro miedo. Gracioso lo de la estudiante...¡lo bien que había aprendido español! Una cosa curiosísima...
Besos

Perlas del Segura