domingo, 21 de septiembre de 2008

CELSA


Mi ex alumna Celsa con la que nunca he perdido el contacto, la ayudante más activa y genial que tuve en el colegio, con sus coreografías originales y extrañas en las fiestas de fin de curso, me llamó ya tarde.

-Me voy a morir y no quiero estar sola…-escuché a través del móvil.

-¿Qué te pasa, cielo?

-Esta vez me he tomado un tubo de pastillas y estoy nerviosa.

-Lo que estás es algo tonta –le dije sin poder remediarlo porque Celsa, ya lo había intentado otras veces sin mucho convencimiento.

Cogí el coche por si aquel cuentecillo del pastor y el lobo se repetía y cuando llegué a su precioso ático, la encontré casi a oscuras, hecha unos trapos, medio desnuda con una especie de camisón corto, transparente y con sus enormes pechos de silicona, asomando casi al total por el escote.

-No me riñas hoy que soy una desgraciada…Nico, me ha dejado.

Me quedé de una pieza. Me contó entre sollozos ahogados que Doménico, el chico italiano que vive con ella desde hacía casi dos años y que ha sido el hombre que más le estaba durando, se había ido y no había vuelto cuando debía. Afable y cariñoso, yo creo que la quiere sinceramente. Bien es verdad que no sé quien cuida a quien, porque con la excusa de que tiene que atender a su otra familia y no le sobra un euro, vive en el precioso piso de Celsa, va vestido y calzado impecable con las firmas que ella le compra y cuando tiene que cortarse el pelo, lo manda a Llongueras porque es donde mejor entienden su óvalo de cara. Pero es buen compañero y la respeta. Le perdona sus cambios de humor y sus histerias y Celsa, lo adora.

No entiendo qué ha podido pasar, porque cuando ella llega a casa de su bar de copas a la una o las dos de la mañana, Doménico duerme y cuando él se levanta para ir a sus compromisos de comercial, es Celsa la que se queda descansando. Quizás el fín de semana no fue bueno...

-¿Qué has tomado?-le pregunté algo más que preocupada atendiendo al serio motivo.

Me señaló un tubo de Sedergine, una especie de aspirina efervescente totalmente vacío. Cuatro pastillas se había bebido diluidas y cuando leí que el salicílico solo llegaba a trescientos miligramos por pastilla, me tranquilicé. Hice mi multiplicación mental y pensé que mil doscientos miligramos de salicílico, no iban a matarla.

- ¿Y…?- quise saber

-El lunes, mi Nico se levantó con ganas de pelea y se fue con un portazo. No me dio el beso de despedida y se quejó por todo: por el pantalón sin raya, por los zapatos con polvo, porque no metí un paquete nuevo de leche en la nevera....No soy un dios…Tengo mis fallos.

-Eso pasa en todos los matrimonios, en todas las parejas, pero no son motivos para que te deje plantada y si no que haga él esas cosas…¿no entiendes que un mal momento lo tiene cualquiera?

-Ya…Pero estoy segura que tiene un lío. Salió de la habitación para hablar por el móvil y cuando volvió, ya no era el mismo.

-Sería por algún hijo. Alguna noticia de su otra familia…

-No. Eso suele contármelo. Pero no…

Se tapó la cara con las manos y rompió a llorar. No sabía qué decirle y opté por prepararle un vaso de leche bien lleno para que su estómago maltrecho por la aspirina se entonase un poco.

-Soy una desgraciada con mala suerte.

-¿Cómo dices eso? Estoy convencida de que vuelve. Primero, te quiere y en otro plano, ¿dónde iba a estar mejor que aquí, cómodo y mimado sin faltarle de nada?

Me miró con sus ojos gatunos rasgados de quirófano y apretó sus picudos labios rellenos de bótox con un gemido. Luego, me dijo con amargura:

- Es una maldición…lo sé. No encontraré nunca un amor duradero. Me lo dijo mi padre harto de vino, pero me lo soltó: “Siempre estarás solo, hijo mío…Solo...”

La abracé y la apreté contra mí. Me rompió el alma cuando la oí usar un masculino que nunca nombraba, porque antes de que sus hermanos unieran sus ahorros para hacerla feliz y la operasen, Celsa, se llamaba en realidad Juan Carlos...

30 comentarios:

La estatua del jardín botánico dijo...

Es una historia triste, muy triste. Espero que él no vuelva, porque un tío que se enfada porque su pantalón no tiene raya no merece la pena. Los tíos que se van dando un portazo, por el motivo que sea, jamás merecen la pena. Y espero que ella se levante para no abrirle la puerta cuando vuelva a llamar y para darse cuenta de que no está sola sino que se tiene a sí misma y a gente que la quiere tanto como tú. Un beso.

EboRâguebi dijo...

¿Quieres escribir en mi blog?

Luis Manuel

Isabel Romana dijo...

Sencillamente genial. No esperaba para nada este final. Chapeau. Besos.

SUSANA dijo...

Caramba Perlita...que me enganchaste de la naríz!!!

En ningún momento del relato se me ocurrió sospechar el final, sencillamente GENIAL!!!!

Te extrañaba Preciosa! Y como te decía en mi blog, estoy muy contenta con tu regreso!

Ahora estoy a las corridas con mi trabajo, pero siempre me tendrás con Vos!

Te enlazo en mi blog para tenerte más cerquita!

Enorme ABRAZO PRECIOSA!

Libertad amor dijo...

triste historia, el amor verdadero existe, en libertad.

bs.

Jesús Arroyo dijo...

Relato tremendamente triste y tremendamente real. ¡Felicidades!

Frabisa dijo...

Las inseguridades llevan a cometer verdaderas atrocidades.

Una historia muy bien construída y una protagonista falta de muebles en su cabecita.

un beso y enhorabuena

Perlita dijo...

Estátua, no sabes bien lo que este "chico" tuvo que sufrir desde bien pequeño. Los niños son crueles y él quería aprender a ser como los compañeros que le daban la espalda. Se ensayaba para andar contando de cuatro en cuatro las losas del suelo y así alcanzar una zancada de hombre. No pude evitar tener mis preferencias porque , aunque eso está mal en la enseñanza, sus penas me conmovían. Tuvo otros colegas que le vieron como si tal y nunca los ha olvidado. Siguen con su amistad.
Un beso.

Perlita dijo...

EBORÂGUEBI...Ya voy a enterarme de qué va tu oferta y por mí, encantada. Tienes mi traductor en mi entrada para lo que quieras y en cuanto pueda, te visito.
"Falo galego, pero non sei o portugués..."

Perlita dijo...

ISABEL:
Ese final es lo que a mi me motiva para tener siempre presente sus impulsos de quitarse de enmedio. Es un poco cobardica y creo que no lo hará,pero...¿y si lo hace? Tiene un terrible complejo...
Besos.

Perlita dijo...

¡Hola Susana!
Lo peor de esta historia o lo mejor, será el final que tenga. No llegaré a verlo, está claro, pero ¡deseo tanto que le vaya bien!
Yo también estoy contenta por haberme reincorporado y encantada de volver a visitar a quien como tú, enseña tanto sobre personajes ya olvidados y que no debería ser así.
Muchos besotes desde Valencia...

Perlita dijo...

AMOR:
Afortunadamente y lo digo por experiencia, el amor y la libertad para ejercerlo, existe. Por eso siento cuando veo que algunos no lo alcanzan mereciéndolo.
Un abrazo.


JESÚS ARROYO:
Me da mucho gusto "verte" por mis fueros. Y lo que he contado, es muy real aunque sea triste. Veremos cómo acaba...
Besos.


FRABISA:
Eso sí. Algo de cabeza ligera sí que tiene mi amiga. Cree que de verdad se va a quedar sola y se vuelve de un generoso que ni te imaginas.
Hace unos regalos y se gasta de dinero que a veces me descompone.
Tiene un bar de copas en un barrio "de marcha" con mucho éxito y, aunque guarda, los de alrededor tratan de sacar partido. Una pena.
Gracias por tu felicitación, guapa.

Hada Saltarina dijo...

Ay, Perlita, no tengo palabras, me has dejado "puaffff". Me has dado que pensar.

Un abrazo

Perlita dijo...

¡Hola Hada! Ando por aquí peleando con las teclas...
No hay que sorprenderse hoy por nada. A su manera, ella será feliz. Es lo que le deseo y tarde o temprano, lo conseguirá.
Besotes...

Lucas A. dijo...

Gracias por volver a firmarme. ¿La historia es de verdad?
Respecto al sueño... toco el piano y no el arpa... y la ropa de romano todavía no la uso jaja.
¿Cómo sabes que hablo bajo cuando recito? Jo

Perlita dijo...

Lucas: Lo del arpa, era por ser consecuente con el atuendo, me figuro, porque a ver quien es el que rectifica a un sueño.
Me alegro de tu vuelta y...¡suerte con tu 2º de filosofía...¿O tampoco era filosofía?
Casualidad...Te figuraba recitando bajito y así salió pero ultimamente, adivino muchas cosas...Tendré que averiguar si es un don.
Besos, guapo y que las musas te acompañen...

Perlita dijo...

Lucas: Se me olvidó decirte que la historia, es cierta. Aún no ha vuelto y ha llamado a todos los hospitales por si le ha pasado algo, pero me temo que se ha largado...

Hada Saltarina dijo...

Ayer apenas pude comentar porque vi dos cuestiones que me llegaron muy adentro. Verás, una es tu implicación con alguien que tiene una "intención" de suicidio; algo muy difícil de llevar, creo yo. A veces los problemas de los demás son tan difíciles para uno que no se sabe qué ha de hacerse. Me parece un drama.

Por otra parte, me impresionó mucho cómo una persona puede (de tanto repetirlas) llegar a hacer realidad un "vaticinio" de su ser querido más próximo, su propio padre. Entonces me puse a pensar en Jodorowsky y en cómo intenta solucionar estos problemas.

Tu forma de contarlo es excelente, como siempre, y el final da un giro muy impactante; pero eso en cuanto a interés narrativo. Lo que a mí me dio que pensar ayer son esas dos cuestiones que te apuntaba: el intento de suicidio y el efecto de las palabras de un padre en un hijo.

Un abrazo y le deseo lo mejor a Celsa

Mary dijo...

HOLA PERLITA

DEVOLVIENDO LA VISITA ME HE ENCONTRADO CON TU RELATO QUE ME PARECIO MAGNIFICO.
EN CUANTO TU PREGUNTA EN MI BLOG SI. TIENES RAZON MI MADRE YA NO ESTA Y TAMPOCO MI PADRE . ELLOS YA HACE MUCHO TIEMPO PARTIERON MI MADRE CUANDO YO TENIA 9 AÑOS AHORA TENGO 52. Y MI PADRE CUANDO YO TENIA 35 AÑOS.
GRACIAS POR PASAR TU BLOG ME HA PARECIDO HERMOSO Y TU TAMBIEN VOLVERE.

Tienda Mágica dijo...

Tu eres un ángel yo soy un Ada, vos cuidas a cada alma que te encomiendan y yo les doy luz.

A vos y a tus lectores y a esa historia tan triste que cuentas, a todos los lleno de estrellitas con mucha luz.

Perlita dijo...

Mari...Lo siento mucho. Esas pérdidas nunca curan. Yo tuve más suerte que tu con mi mamá porque murió ancianita, pero mi pdre, también murió cuando yo contaba nueve años.
Desde Allá rogarán por nosotros.

mos dijo...

Saber que esta historia es cierta me ha dejado pensativo. No creo que el padre de Celsa actuase bien y ayudara a su hijo. Supongo que Celsa pasó por momentos muy crueles y tuvo que aguantar de todo. Te honra salir en su ayuda cuando tus actividades te lo permiten. Pienso que es mejor si su novio no vuelve. Ella tiene que seguir buscando su sitio y seguir adelante. El suicidio, o intento, no es la mejor solución. Puede rodearse de gente más comprensiva; incluso buscar por internet.
Todo el mundo tiene derecho a ser feliz.
En cuanto a ti, paisana, me encanta cómo cuentas tus historias: Con ese toque "humorístico" a veces. Con esa positividad que desprendes y esa soltura con las descripciones y los diálogos.
Buena maestra debes ser.
gracias por visitar la ESFERA y comentarnos.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Tesa dijo...

Una historia que me ha enganchado desde el principio y ahora que sé que es real, pues mucho más.

Opino como Mos, ella tiene dercho a ser feliz, a no tener que hacer regalos para que la quieran, a que la amen como es.

Aunque primero debería reforzar su autoestima. Tal vez le convendría apuntarse a alguna actividad artística, conocer personas fuera del ambiente de la noche. Apasionarse por algo. Tener una hoja de ruta para no ir a la deriva.

Eres una excelente narradora. Y una buena amiga, eso es muy importante para Celsa.

Besos,

Sibyla dijo...

Hola Perlita!
Bienvenida, veo que vienes con las pilas cargadas, y con ganas de contar y compartir.
Ando atareada, pero he hecho un hueco para visitarte y leerte.
La historia de Celsa me ha descolocado, ahora entiendo lo de tantas operaciones de cirugía estética...
Me quedo con la frase de Mos, todo el mundo tienen derecho a ser feliz.

Un abrazo Perlita:)

Perlita dijo...

MOS:
Por si alguien lee lo que te respondo, el pródigo, volvió. Venía, según creo, cariñoso y entregado pero mi amiga ya estaba aleccionada. "Necesitaba pensar"-dijo.
De momento, se va a pagar su manutención y arreglará sus ropas, incluida la raya al pantalón. No sé cuanto durará esa lección porque me fío poco de que sigan mis consejos...¡Ay! ¿Seré una metomentodo? El caso es que no me arrepiento, amigo.
Gracias por tu magnífica crítica. Eso me anima.
Un fuerte abrazo.

Perlita dijo...

¿Qué tal Tesa? Me atreví con la historia porque ella "está reñida" con esto del ordenador y los nuevos inventos. No me leerá.
Ya le dije a Mos que él volvió y cuando tenga ocasión le diré a ella todo lo que vosotros aportáis para ver si de una vez es feliz sin aguantar a nadie. El caso es que creo que la quiere...
Besos, guapa.

Perlita dijo...

¡¡Sibyla!! ¿De vacaciones otra vez? Más vale que hayas descansado que haber estado ausente por otra causa no tan agradable.
Por aquí, de todo ha habido: Viajes, familia, enfermedades...Lo mejor, la viisita de mis hijos y mis nietecicos que están preciosos.
Venga,un abrazo y nos leemos.

HUGO dijo...

Triste historia,tenías razón en avisarme ya que no había leído esta.

Tienda Mágica dijo...

Vengo a desearte lo mejor y dejo luz de Amor y paz.

Pedro Genaro dijo...

Perlita, te reclamo como amiga y te enlazo para no perderte. Me fascinó tu blog! Aparte de hacer fotografía, a veces hago algún cuento y debo decirte que este es el tipo de final que me gusta...totalmente inesperado.

Perlas del Segura