domingo, 22 de noviembre de 2009

ALEGRÍA

Amigos míos:
Hace tiempo que no vengo por aquí...Ya se sabe: Viajo, escribo, hago teatro como una aficionada más, me lo paso bien y además, cuando puedo permitírmelo, hago la vaga.

Ya hace mucho, escribi una entrada titulada "Tristeza" que tuvo muchos comentarios, unos cerca de mi forma de pensar y otros totalmente opuestos. Uno y otros fueron bien venidos y quedó claro que no pensamos todos igual. Si quereis recordar, es del dia 1 de enero de 2008 y a propósito de una chiquita de unos 18 años que quería abortar estando de cinco meses, pero su amigo y padre de la criatura que esperaba, no quiso pagar "la operación".
Llamé a ese escrito "tristeza" porque aquella escena me llenó de pena. Hoy, sin embargo, me he llenado de alegría, porque en un mercadillo medieval magnífico que se celebra en la plaza de toros de Valencia, he descubierto en una de las mesas de degustación colocadas a tal menester, a una joven madre que se reía con la avaricia de su pequeño, que se empeñaba en meterse en la boca un un gran trozo de queso. La he reconocido enseguida. Sin dejar de reirse, le ha gritado al padre de la criatura (precioso el niño, sobre el año y pico, gordo y rubiales) que estaba colocado en una de las colas de abastecimiento que suele formarse en estos casos y más si es gratis: "Miguel, que éste quiere comer más..."

Le hubiera preguntado: -¿Es éste tu pequeño al que quisiste abortar?

Pero no. No soy nada cruel. Solo le he dicho: -Vaya tragón ¿eh? Así está él...
-No lo sabe por cierto...Se come lo que le dés. Y lo ha dicho muy ufana.

¡Ay, Señor!... Solo sé que es un milagro que esa preciosidad de bebé esté comiendo en esta vida con unos padres que estoy segura que lo quieren y no dejarían que ahora le pasara nada... Luego, como Valencia tiene mucho de pueblo, sé que los dos progenitores trabajan en limpieza pública en el Ayuntamiento en distintos turnos...Trabajó bien el Angel de la Guarda.

Me he llevado una alegría tremenda...Mucha, mucha.

14 comentarios:

José Ignacio dijo...

Tiempo pasado sin leerte.
Me alegra volver a coincidir.
Me alegra el niño glotón.
Me alegra una familia, sencilla o no, que tiene capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.
Me alegra que tu mirada encuentre y recuerde.
Un abrazo.

Hada Saltarina dijo...

A ver si consigo escribirte el comentario, porque anda la Fantasmilla requiriendo tantas caricias que he tenido que distraerla con un Piolín con elque le gusta jugar.

Me ha emocinoado tu texto y he leído el anterior. Hay cosas que me dejan perpleja. No sabemos lo que es ni la Vida ni la Muerte, pero decidimos tranquilamente sobre ella; sobre todo, sobre la de los demás que siempre duele menos, ¿verdad? Racionalmente entiendo un tipo de aborto (que creo que está de sobra contemplado en la ley, creo yo); un tipo de aborto ante el riesgo de perder la vida. Pero de verdad que no entiendo tanto egoísmo, disfrazado de "defensa de los derechos de la mujer". Tanta defensa se hace que hasta de niega que lo que se engendra en el vientre de una mujer sea un ser humano; que yo sepa nunca ha parido madre humana un elefante o una langosta, así que es de suponer que lo engendrado, sea consciente o inconsciente, es sin duda alguna un ser humano. Pero vivimos en la época de la demagocia y de llamar a las cosas por lo que no son. Se habla de la defensa de la mujer, pero la mujer parece querer defender sólo su poder, su dominio, no su bondad ni su altruismo. Creo que la mejor defensa es una buena preparación, también ética (no hablo de moral circunscrita a un determinado, sesgo; hablo de Ética con mayusculas; eso que se supone nos diferencia del resto de los animales; el uso de la razón de manera ética).

Me alegra el texto que hoy has escrito. Últimamente se tergiversan tantas cosas y el odio mueve tantos sectores, que me avergüenza y me da una profunda pena. Ya es hora de hacerse RESPONSABLES, y dejarse de tanta palabrería que ser resume en una sola: EGOISMO.

Uy, cómo me ha pasdo hoy, pero estoy harta de muchas cosas en las que esperaba de joven y que veo totalmente traicionadas por un egoísmo a ultranza.

Muchos besos, mi amiga

Sara dijo...

Puffff! tu entrada profunda, la de tristeza y ésta que la sigue...es de esas lecturas, para sentir en lo más profundo del alma.Es como la vida misma...a la que a veces ni se aprecia, ni se respeta...ni se entiende.
Te dejo un abrazo lleno de cariño

Perlita dijo...

José Ignacio, también me alegro de volver a saber de tí. Las pequeñas obligaciones que nos creamos una vez que nos jubilamos, llenan más tiempo del que creíamos que iban a ocupar y estoy encantada. Muchas gracias por tu visita. Un abrazo, amigo.

Perlita dijo...

Hada, ya ves cómo la casualidad juega caprichosamente con nuestra sensibilidad para dejarnos tranquilos. Me llevé una gran alegría cuando vi a esa chica y más sabiendo que ella y el padre del bebé viven bien de sus trabajos y que hasta se quieren casar por primavera. Y...¿cómo no? :¡Me alegro por Miguelito hijo, que es de esperar que nunca sepa que su mamá quiso quitarlo de enmedio. ¿Egoismo? ¿Inmadurez? ¿Amoralidad? ¿Irresponsabilidad? ¿Miedo a lo desconocido? Una mezcla de todo, pero a mí la muerte cruenta de un inocente me pone triste en grado máximo...

Dale un beso a la Fantasmilla. Me parece que se está aprovechando de vuestros mimos...Hacéis bien, en mimarla, corcho: que todos los seres vivos sean felices...Besitos.

Perlita dijo...

¡Hola Sara! Mañana mismo reemprendo mis viajes a tu blog a ver esos parajes que nos enseñas tan maravillosos. Eso es mucho más agradable que aquella entrada mía con final feliz ahora como habrás visto.
De vez en cuando la cordura hace acto de presencia en las insensateces a Dios gracias.

¿Ya vais preparando el Belén viviente?
Muchos besos, Sarita...

Sara dijo...

No Perlita, este año no haremos Belén Viviente, unas desavenencias muy fuertes con los propietarios de la Asociación,y digo propietarios porque es de ellos esa asociación y el que no les baila el agua no les sirven...pues como te decía...esos problemillas, nos hizo abandonar dicho proyecto, asi es que este año... en el belén de la poza, habrá otra virgen y otro san josé.
Abrazos

Perlita dijo...

SARA ¿Sabes qué? Ellos se lo pierden porque érais auténticos, auténticos...Este año a mi nieto de 22 meses, (pesa 13 kilos y es precioso, que para eso soy yo quien lo dice, su abuela)lo han hecho San José...¡no sé como acabará ese nacimiento de la guardería!
Una asociación ¿puede tener propietarios? Serán los de las minas, seguro...
Un beso, guapa.

mos dijo...

He tardado en volver por aquí, paisana. Recuerdo aquella entrada, TRISTEZA, de la que tanto se ha hablado pero, la recompensa vuelve con esta otra entrada tuya.
Bendito niño tragón.
Un abrazo de Mos desde la orilla.
He abierto un blog hace poco. Si tus ocupaciones te lo permiten, visítame alguna vez. Estaré encantado de que lo hagas.
Hasta pronto.

SUSANA dijo...

Querida Perlita:
Nos dejás un relato de la vida real, que enseña más que una enciclopedia completa sobre el tema!

El Amor y el Milagro de la Vida se explican en cada línea que has escrito.

Muchas Gracias mi cielo!

Un besote!!!!

Eurídice-v dijo...

Me alegra leerte. No puedo juzgar a una mujer que toma la difícil decisión de abortar, supongo que está decisión siempre le va a acompañar, supungo que algún dolor sentirán. Pero, si creo que hay muchas parejas que no pueden tener hijos...y están deseando hacerse cargo de un pequeño. Un saludo.

Perlita dijo...

Amigo Mos: No puedo dar con tu blog. Me dice que espere y no acaba nunca por salir.
Estuve en Cieza y me habría encantad saludaros pero no pude localizaros. ¿Ya no existe vuestra asociación?
Un abrazo, amigo y sí...¡¡Benditos los inocentesque se salvan de los manipuladores!!

Perlita dijo...

SUSANA:
¡Qué bien verte por aquí! Te sigo leyendo, pero aunque diga que estoy vaga, no es del todo cierto. Tengo mucho trabajo y eso que creí que iba a aburrirme cuando me jubilase...
Mejor así.

Un beso hasta tu bendita tierra para tí.


EURÍDICE:

No se trata de juzgar a nadie, amiga paisana. ¿Quienes somos para juzgar? Pero pienso en lo que tu dices. Hay muchas personas con falta de tener a un niñito al que querer y sin embargo muchos de ellos, bien crecidos ya, acaban en crematorios..¡¡Horrible!! No puedo pensarlo.
Un besote.

Tesa dijo...

También hay, por desgracia, muchos niños que no son queridos y una vez llegan a este mundo donde parece que tantas personas buenas les defienden nadie se acuerda de ellos.

Lo sé muy bien, viví en un lugar donde había muchas de esas niñas no queridas.

Mentira, nadie, ni la iglesia las trataba con amor, ni siquiera con "caridad cristiana"

Me alegro muchísimo que esta familia sea feliz con su niño, y que no abortara, adoro a los niños y soy una madraza y seguramente no hubiera abortado nunca, pero no me atrevo ajuzgar a quien lo hace.

Besos, Perlita.

Perlas del Segura