lunes, 8 de febrero de 2010

ENTONCES


ENTONCES…

Si se decide volver
Si la nada se tornó en algo,
Si a pesar del olvido
Se fue capaz de recordar
Lo mejor de lo vivido,
Amordazar el hiriente decir
Ensordecer a lo que nunca se debió oír,
Si la ayuda de la mano tendida
Sirvió para evitar la recaída y sostener…
Entonces…
No perder el equilibrio por mirar atrás
En el retorno, no languidecer.
No abandonar la ruta emprendida.
Caminar sin desviar la mirada.
Evitar convertirse en estatua de sal
En el incierto camino
Saber dominar
Cómo subir, cómo bajar…
Caer y levantarse
Con los ojos vendados
Aprender a salvar a ciegas las espinos
Nunca titubear
Lograr al fin, con dura firmeza,
El propósito sabio
Que marca la existencia


(Carmen Sabater, 2010)

4 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

"En el incierto camino
Saber dominar
Cómo subir, cómo bajar…"

Me has conmovido, querida amiga.Besos

Isabel Romana dijo...

Precioso, perlita. Hay tantas cosas en la vida que debemos aprender para desarrollarnos en equilibrio, con serenidad y justeza... Y esa mano amiga que se tiende, es siempre una ayuda indispensable.
A ver cuándo te animas a volver a Sax, me encantaría que nos pudiéramos encontrar allí en alguna ocasión. Y sí, San Blas es nuestro queridísimo patrón. Besos y hasta pronto.

Perlita dijo...

Hola Hada:
¿Sabes que se nota un poco la orfandad de lo ameno cuando no escribes? Pero se entiende, no te preocupes...
Gracias por tus palabras pero nunca se dice con sinceridad el verso que se va desgranando...¡Ojala y todo pudiera dominarse...!
Te contesto en breve y mientras,los mejores deseos tambien a tu familia...Un gran beso

Perlita dijo...

Querida Isabel: No sé si volveré a "parar" en Sax pero lo que es pasar por ahí sí que paso y tengo una foto con el castillo al fondo de recién casada...¡Ay, qué joven era yo!
Creo que con la moda de que renazcan estas fiestas donde los cristianos y moros se lucen tan lujosamente cada año, a estas fortalezas les ha venido fenomenal porque de ser unas ruinas a punto de disgragarse ahora aparecen mejor que los humanos nostálgicos que pasamos por allá hace cuarenta años...Buenísimo que las hayan remozado.
Un abrazo y no dudes en que te avisaría si volviera muy despacio por ahí. Y ¡que San Blas nos cuide!

Perlas del Segura