miércoles, 3 de febrero de 2010



Estimados amigos y amigas:

Hoy quisiera dedicar la publicación simplemente a reproducir el texto del Manifiesto por la Solidaridad, como ya han hecho muchos compañeros. Si lo deseáis, podeis visitar el sitio oficial en este enlace.

Un abrazo.


sábado 30 de enero de 2010
MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD. 1º ANIVERSARIO.

Hoy hace justamente un año (30 de Enero de 2009), miles de blogs en todo el mundo publicaban el Manifiesto por la Solidaridad.

Ese día, en INTERNET se escuchó un súblime canto a la igualdad y a la solidaridad con los necesitados: con los que nada tienen. El Manifiesto alcanzó la suma de más de dos millones de páginas -en español- que lo publicaban. Lo tradujimos a otras nueve lenguas. Un espiritu de entusiasmo y de alegria se apoderó de todos.

Ya ha pasado un año desde que aquel sueño nos unió a todos. El mundo no ha mejorado en ese aspecto: está peor. Por eso, desde aquí os propongo a todos hacer todos los años, cada 30 de Enero una llamada solidaria: que toda la Red se haga eco de que un buen dia, un puñado de hombres y mujeres compartieron un sueño.

Que ese sueño se extienda por todo el mundo. Que se universalice; que se tome conciencia del problema, recordándoselo al mundo todos los años. Por ello, mientras una sola persona muera de hambre en este mundo, repito, mientras un solo ser humano fallezca de desnutrición, -y este blog siga vivo-, seguiremos publicando todos los años, cada 30 de Enero, el Manifiesto por la Solidaridad.

Queda mucho por hacer, fallecen a cada instante miles de inocentes. Por ello, mantengamos este recordatorio perpetuo, como condena expresa a esa injusticia cotidiana e ignorada por los poderosos; a ese silencioso genocidio de tantos y tantos inocentes. Y hemos de hacerlo en la esperanza de que cunda esta iniciativa y que todos los años, cada 30 de Enero, Internet sea una voz unica y solidaria que sacuda las conciencias del mundo.

A continuación, el Manifiesto por la Solidaridad, tal y como se publicó hace un año. Mi sincero y profundo agradecimiento para todos los bloggers que hagan lo propio; porque lo importante son ellos, los desheredados: con ellos, por ellos y para ellos.


. . . . . . . . . . . .




"Quien mejor que Gandhi para presentar hoy, con sus propias palabras, el Manifiesto que aquí publico. Las frases que a continuación leeréis, todas ellas de Gandhi, resumen perfectamente, en mi opinión, el contenido y el espíritu de este “Manifiesto por la Solidaridad”.


“En la Tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

“Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear”.

"Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.

Unamos, pues, todos nuestras voces. Con ese espíritu común, y justamente cuando se van a cumplir 61 años del fallecimiento de Gandhi, el autor de este blog, Cornelivs, publica el Manifiesto por la Solidaridad. Invito, pues, a todos los que compartan este mensaje solidario y así lo deseen (amigos, conocidos, lectores y demás interesados) a que lo publiquen también en sus blogs y que lo difundan a todos los medios de comunicación posibles. Me gustaría que cada blogger, cuando coloque en su blog este Manifiesto, recuerde lo que pensaba Gandhi: "Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga" y también que “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.



MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD


QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.


A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.



LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.


POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobran los mitos, pasemos ya a la acción.

:)

Perlita dijo...

ANÓNIMO:
Desde luego. Eso es lo primordial

José Ignacio dijo...

Cada treinta de Enero, hace muchos años, se celbran alrededor del mundo acciones importantes. Jornadas de oración interconfesional desde la base, manifestaciones por la paz, conferencias......
Todas confluyen en un denominador común; unir la diferencias en un objetivo común.
La pedagogía de la acción es muy loable.
Pero lo sublime es mantener el resto del año la misma actitud
Hasta pronto

Perlita dijo...

JOSÉ IGNACIO, lo mejor de estas actitudes es que se puedan conseguir con ellas los objetivos que se proponen porque ¿dónde van a parar los buenos deseos, las ayudas económicas y esos propósitos tantas veces repetidos si al final no se ven resultados? ¿Todo es verborrea? ¿Cómo se puede presionar esta exigencia? A veces es desmoralizante ver cómo todo se pierde sin resultados...

Mos dijo...

No hay que perder el espíritu solidario nunca. Y todo lo que sea colaborar y fomentar con dicho espíritu, nos enriquece como personas.

Me adhiero a este manifiesto y a sus peticiones.

un abrazo de mos desde la orilla.

Perlita dijo...

MOS:
Tienes razón, nos enriquece pero...hay algo más que tendría que subir hasta esas esferas de sordos y desaprensivos.
Un abrazo, paisano.

Tesa dijo...

A la vista de lo que ocurre en el mundo y al mi alrededor a menudo me pregunto:

si la mayoría de las personas somos solidarias y queremos erradicar la injusticia y la pobreza porque a la hora de votar a los políticos que deberían llevarlo a cabo elegimos tan mal?

Si nos centramos en nuestro país, donde según un informe de Cáritas hay ocho millones de personas en el umbral de la pobreza, y no quiero ni pensar cuantos más se añadirán después de estos dos años de crisis,a los grandes partidos que se alternan en el poder les interesa este tema como tirarse a las vías del tren.

Por mi parte, trato de consumir comercio justo, no voto a quien sólo le interesan favorecer al capital y al iglesia etc, sé que es poco, pero menos es ser indiferente.

Besos, Perlita.

Perlita dijo...

¡Cuánta razón tienes, Tesa!He visto cómo personas que antes se defendían bastante bien con un par de sueldos en casa, hoy visitan con algún sonrojo y eso que hay más como ellos, la llamada Casa Grande, aquí en Valencia, que es una casa de caridad sostenida por la buena voluntad de comerciantes, del ayuntamiento y de la generalidad más de todo aquel que quiere compartir. Pero si esto va creciendo...¿qué? ¿cuánto tiempo verán esas gentes mermada una dignidad? Que si bien el orgullo no es bueno, ¿hay que tolerar una bajada de escalones cruel hasta un pozo del que nadie te tiende una mano para salir?...No creo que ningún político sea consciente de lo que mucho esta pasando a su alrededor.
Un abrazo.

Enrique Sabaté dijo...

Nos hace falta una buena dosis de humanismo solidario.

saludos.

Perlita dijo...

Enrique...¿Pero hasta cuando? Sobran palabras...Creo que mi vocación es la política y...¡me echarían enseguida! Habría muchísimas cosa que arrancaría de cuajo y sin pecar de buenismo (para muchos sería demonismo) ¡vaya si arreglaría algo!
Un abrazo.

Perlas del Segura