miércoles, 16 de febrero de 2011

OPTIMISMO


¿Para qué el pesimismo? Que sí, que sí...Como dice un joven seguidor, esto hay que echarlo a la espalda y si es posible, ayudar y animar a los que más necesitados están, con optimismo. Recordemos a mi amigo aquel de unas cuantas entradas más abajo que como Zorba el Griego, se marcaba un bailongo (en aquel caso era un precioso sirtaki o como se escriba, que mi estancia por allá no me dio para mucho) o cantaba a todo pulmón un aria de La Traviata con su letra italiana particular y así se animaba en su ocio forzoso por culpa del paro. Nada, nada: hay que tener alegría y rebuscarla por donde se pueda..

Pues tengo una anécdota graciosa. Resulta que mi amiga Susan, americana, pero que lleva en Madrid con su esposo español toda una vida, ha viajado recientemente a su país. No le tocaba, porque tiene sus fechas elegidas y claves, pero esta vez el motivo para ir hasta allá era que tenía que acompañar a su madre de noventa y dos años de edad a renovarse...¡el carnet de conducir!

Lo bueno es que la señora superó con éxito todas las pruebas y puede seguir conduciendo cosa que le encanta. Desde aquí la felicito con todo cariño. Claro, no hay dicha completa y contaba la pena que sentía porque a su mejor amiga de noventa y seis años se lo denegaron y creo que tenía un malhumor, la pobre... Una injusticia, seguro.

¡Ay...! Yo quiero renovar todos mis carnets a esa edad... Que mi marido, mis hijos y mis nietos (y todos los que estáis por ahí ) me acompañen y nos bebamos una copa de champán para celebrarlo aunque estemos cada cual por nuestro lado.

28 comentarios:

Enrique Sabaté dijo...

Tienes razón mi estimada Carmen, hay que vivir con ganas aunque haya veces y situaciones que te las quiten.

Espero que a esos años me des una vueltecita en tu coche.

Perlita dijo...

ENRIQUE:
Dalo por hecho, que el ánimo hace mucho. Ahora lo que debo hacer es cuidar mi Renault para que me dure hasta entonces porque a este paso, lo de comprar uno nuevo estará muy crudo.
Un abrazo, Carmen.

Lugareño dijo...

Muy buena entrada, Carmen. Y la anécdota, desde luego, no tiene desperdicio, jajaja...

Me doy por aludido en lo de "joven seguidor" y gracias por el guiño. Podrás suponer que comparto plenamente tu reflexión. Creo que mientras nos queden energías (tanto físicas como psíquicas) tenemos la obligación de "tirar pa'lante", porque la vida en sí misma es un privilegio. La ociosidad es nuestro peor enemigo: con todo el respeto para las personas que están en el paro, creo que siempre hay cosas que hacer, y además cosas constructivas. Con optimismo, con imaginación, con voluntad, se puede conseguir casi cualquier cosa. ¡Qué gran ejemplo el de esa anciana! Yo creo que por eso está cumpliendo tantos años...

En fin, un abrazo.

Mos dijo...

Vaya con la amiga de 96 años, paisana! ¿Dónde querría ir la mujer? Igual irse a Las Vegas y ligar con algún multimillonario. Yo qué sé.
En fin, haremos caso a la recomendación que nos haces y tomémonos todo con un poco más de humor y con otra visión más positiva. Aunque, a veces, cuesta ver el lado positivo a ciertas "cosas" que nos ocurren. Supongo que eso va mucho con el carácter y el grado de ánimo.
Ea!, amiga Perlita, que pases un buen fin de semana repleto de buenos ratos.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Perlita dijo...

LUGAREÑO:

¡Anda...! ¿Cómo has adivinado que eras tú mi joven seguidor? ¡ja, ja! Muy presumida soy yo con esta aseveración, pero me agrada pensarlo. Joven, reflexivo y hasta filósofo diría yo. Está bien, pero conste que entre los parados, aunque tengan que no estar ociosos y todo eso...De habilidades esporádicas para no aburrirse, no se come. Hasta la imaginación hace aguas.
Cuando te presentes por ahí en alguna lista política, avísame, que te prometo mi voto.

Perlita dijo...

MOS:

Pues sí. El humor por encima de todas las cosas, paisano, que las malas rachas acaban por agriarnos el carácter. Por cierto (mala que es una): Ayer en Murcia, me comí unas pelotas y un cocido...Y empezamos con ¡pastel de carne con sesos ! Así no sé como voy a llegar a ser conductora de 96 primaveras...
Un abrazo, amigo.

Hada Saltarina dijo...

Me has dejado de piedra con la anécdota. ¡Qué increible! Eso sí, me parece gracioso que le renueven el carnet pero que ello haya implicado la necesaria compañía de la hija... ¡qué cosas!

Muchos besos

Gamar dijo...

Seguramente a esa señora le fue más fácil que a mi renovar el dichoso carnet. Me dejaron 3 semanas sin el permiso y sin ningún comprobante de que realmente estaba en trámite de renovación. Eso sólo pasa acá.
Aunque mi cara no se entere, soy de los que viven con optimismo hasta las peores circunstancias. Siempre hay un lado positivo, y es el único que merece ser atendido. Lo malo lo ve cualquiera.
Besos

SUSANA dijo...

Qué ternura por favor!!!! Pero si a los noventa y dos, está hecha una "piba" como decimos en Argentina! Todo un ejemplo de optimismo, de energías y ganas de disfrutar la vida. Y no me cuesta imaginar a su amiga de noventa y seis, segurísimo está estudiando el manual en estos momentos...y lo intentará nuevamente!

Preciosa anécdota Perlita! Muchos besitos mi Amiga!

Perlita dijo...

HADITA:

Puedes creerlo, pero creo que sus hijos ya no quieren que lleve el coche.
Te diré que el hecho de ser acompañada por su hija mayor es porque parece ser que es la que menos ve y la echa de menos y la hija, que es un encanto...¿qué va a hacer? Los padres siempre nos ven "pequeños" y a su disposición.

Un abrazo fuerte, Carmen.

Perlita dijo...

GAMAR:

Pero, amigo mío ¿dónde está tu tierra que nunca me aclaro? ¡Ay, si algunos españolitos te contaran algo sobre el carnet de conducir en esta tierra nuestra!
Claro que pienso que te descuidaste un poquitín en renovar.
Por cierto ¿no era por ahora tu cumpleaños?

Un fuerte abrazo desde Valencia, con sol y frío.

Perlita dijo...

SUSANA:

Pues si piba, no, el ánimo es de veinteañera total. No te preocupes que vamos camino de eso y según las damas que con tanto acierto nos presentas en tu blog, valientes somos un rato. Te lo recordaré a mis 92 primaveras.

Un fuerte abrazo, guapa. Carmen.

Lugareño dijo...

Amiga Carmen, por supuesto, de imaginación no se come, y espero no haber dado a entender otra cosa, precisamente decía lo del respeto a los parados para que no se malinterpretaran mis palabras. Seguro que lo has captado así, porque de lo contrario me deberías haber echado una regañina, cuanto menos. En la nueva entrada de mi blog verás que hablo de "cifras" y entre ellas la de parados.

En cuanto a lo de aparecer en una lista política... nunca puede uno decir "de este agua no beberé", pero, a día de hoy... ¡Quita, quita! ¡Dios me libre de complicarme tanto la vida! Me ha gustado más lo de "filósofo" jajaja... Ahora en serio: de vez en cuando se agradecen unas palabras y unos gestos tan amables como los tuyos. Muchas gracias y un abrazo.

TriniReina dijo...

Me temo que yo no podré renovar el carnet de conducir(por que nunca me lo saqué) pero sí espero andar renovando el de ientidad, por lo menos hasta esa edad. Por optimista que no quede:)

Un abrazo

Perlita dijo...

LUGAREÑO:

Noooo...! Que lo cogí en derecho, hombre. No hagas tú como mis alumnos que decían: "Si yo la creo, pero pone usted una cara..." Creo que tenía mi cara en su sitio y que te entendí, de verdad aunque no me vieras.

Bueno. Veremos a ver de qué agua bebes. Piensas bien en este momento. En la política indefinida, se puede criticar más libre. Y en cuanto a la filosofía (que se contradice con lo que acabo de decir), no retiro ni una coma por esa capacidad de análisis tan pronta como te sale. Riéte, riéte...

mel dijo...

Un placer leerte,ver un poco de tu vida y pensamiento, tu familia...
Y hay que sonreirle a la vida y con todo el optimismo que podamos, sí.
Bsos!!

Perlita dijo...

MEL:

El gusto es mío. Y me figuro el "fresquillo" de por ahí arriba porque hoy, ya no, pero en Valencia, este año ha sido fresco, fresco...Prefiero el calor aunque tu paisaje sea divino.
Un abrazo, Carmen.

La cuentera Idaluz dijo...

Cada vez los ciudadanos occidentales somos más longevos. Me imagino a la viejecita con su amiga, como unas "Thelma y Louise" circulando por las carreteras interminables de Texas.
Mi admiración por personas como ellas que viven el momento.
Paisana, me apunto a comer pelotas...¡Qué ricas! Saludos

angel almela dijo...

Carmen, el pesimismo es padre (y madre) de la mala vida, de lo negativo, de lo menor, y cuando es capaz de ver más allá de lo hondo y lo oscuro, es que tiene la vida agarrada por los c....¡como debe ser!

La Gata Coqueta dijo...

Los amig@s de Internet, vamos dejando al descubierto la desnudez del alma sin vernos ni conocernos, a través del cariño que percibimos al otro lado de la pantalla, no siendo una ficción, sino una clara realidad que trasciende hasta lo más insospechado...

Te doy un abrazo envuelto por la bruma de los sueños al despuntar la aurora en lo alto de la colina, y en tus manos una orquídea para que al mirarla te recrees con la magia de una sonrisa.

María del Carmen

Perlita dijo...

CUENTERA:

Bueno, pues yo tan conforme con ser longeva y encima con humor...Cuando el momento presente nos va bien, pensamos llegar a esa edad tal y como estamos, pero es de suponer que lo mejor es llegar sin artrosis, sin juanetes, con las rodillas sanas y poder nadar seis o siete largos sin parar a mitad de la piscina y, aunque es mi caso, por ahora, me temo que pocas pelotas con su rico morcón y chorizo picado, la carne mixta, más media docena de huevos, no son lo más recomendable para vivir sin sufrir un síncope... pero ¿cuánta vida nos puede restar una comida con eso tan nuestro? Y encima, hacemos patria ¿no? ¡Vivan las pelotas!

Un fuerte abrazo, paisana, y no me pienso privar, aunque sin exageraciones.

Perlita dijo...

ANGEL ALMELA:

Muy bien Ángel: Me estáis convenciendo entre todos. No soy nada pesimista y ahora, después de vuestros comentarios si lees más arriba, pienso que al mal tiempo hay que plantar cara, que también empieza por "c..." aunque sea menos sonora la palabra.
Un abrazo para ti y para la artista de tu hija que sabes que admiro.

Carmen Sabater

Perlita dijo...

TRINIREINA:

Si no tienes carnet de conducir, no te habrás llevado los sobresaltos que yo he tenido por esas carreteras retorcidas nuestras antes de lo que ahora tenemos que no hace tanto. He venido conduciendo desde Ceuta a Valencia varias veces con mis tres hijos pequeños detrás, con mi madre, y con un perro que se me mareaba. Para escribir un libro. Y de Valencia A San Sebastián, igual. Locuras de juventud dentro de la prudencia. Mejor renovar el carnet de identidad pero joroba que cada vez te lo renueven con más margen de tiempo...O sea que " a ver si aguantas esos años"

Un fuerte abrazo, amiga.
Carmen

Perlita dijo...

GATA COQUETA:

Haces honor a tu seudónimo: Coqueta artísticamente hablando, inspirada y acertada. Y tienes razón: Nos conocemos en el espíritu y a veces hasta me atrevo a poner yo las caras a los amigos que se acercan y seguro que acierto.
Permíteme que me coloque en un lateral de mi blog el último párrafo que escribes porque, poesía pura, merece que lo tenga presente.
Muchas gracias, Mari Carmen, bella artista.
Carmen Sabater.

Isabel - Frabisa dijo...

Hola, Perlita!!!

Qué gracia, nunca sé si has vuelto a publicar en el blog o lo tienes en duermevela y visitas por pasar un rato, me desconciertas, jajjajaja.

Fenomenal, yo también apuesto por los 92, no, mejor voy a apostar por los 96 de la amiga, que por pedir, no quede.

besitos

José dijo...

Olá Perlita!
Essa faz-me lembrar uma que eu ouvi à dias, um homem foi,e o médico procurou,se os seus ascendentes tinham tido algumas doenças, nenhumas estão todos ai de perfeita saúde, o meu pai tem oitenta anos está bem, o meu avô tem cem anos está de perfeita saúde,o meu bisavô
tem cento e vinte, e vai casar agora,
o médico isso não pode ser, pode pode, ele engravidou a noiva

Perlita dijo...

JOSE:

¡Ja, ja..!Buenísimo, amigo mio. ¡Menos mal que tinham algumas doenças...! El "golpe" del bisabuelo que tenía la novia preñada, es genial. Bueno, esperemos vivir mucho y que no nos engravidem con esa edad.

Um beijo y abraços, Carmen.

Perlita dijo...

ISABEL:

Me encanta que estés por aquí de nuevo. Yo, como el Guadiana porque a veces no tengo más remedio y desaparezco.
No me dices si sigues por Valencia y sería cosa de tomar un cafetito y dentro de nada, los buñuelos clásicos de Fallas hay que probarlos aunque crean adicción y a ti que se te da tan bien la cocina...Los hay hasta de calabaza. Tú dirás donde paras.

Gracias, Isabel. Un beso, Carmen Sabater.

Perlas del Segura