miércoles, 23 de febrero de 2011

RECORDATORIO

Es justo que recuerde a Caronte, el hermoso caballo frisón de mi hija menor, que era como un gran peluche de terciopelo con corazón de azúcar. Todavía no ha encontrado a ninguno que fuera tan paciente con los niños de los amigos, ni tan guapo y bueno que lo sustituya en su recuerdo...


24 comentarios:

Perlita dijo...

Soy una sentimental. O lo somos todos en esta familia. Y no me fío mucho de las personas que no tratan bien a los animales...
Hoy mi hija me habló del pobre animal que compró con mucho esfuerzo por ahora hace unos años, que hizo sus delicias, porque adora la equitación, la doma, el salto, que adora en fin a los caballos y ese mundo y que solo pudo disfrutarlo tres años.
He querido rendir homenaje a su afición y contar que todas las fotos son de Caronte y de los críos que lo disfrutaban, entre ellos mis nietos, los más chiquitines por entonces de los que se ven. Mi hija, no quiere ni verse sobre el caballo...No verá este vídeo de momento. No podría.
Sigue montando, pero...

Mos dijo...

Qué suerte poder contar con un caballo, paisana Perlita.La verdad es que son unos animales muy nobles y majestuosos.
Nosotros tuvimos un perro en casa durante 15 años hasta que se murió por una enfermedad ya en plena vejez. Ahora mi chica mayor que se independizó hace dos años, tiene un perro enorme y dos gatos en su chalet.
Aquí siempre se inculcó el amor a los animales y tal vez por eso se sienten muy molestas cuando salen imágenes de maltrato a cualquier bicho viviente.
Chulísimo Caronte, de verdad. Un bonito recuerdo el haber hecho este video y colgarlo en YOU TUBE.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

La Gata Coqueta dijo...

Cuando el ordenador abro
me lleva a tu mundo
un mundo...
de palabras hechas versos

...versos de sentimientos
que del alma se van alejando
desvaneciendo el vacío
que ha sido vencido.

Si el viento fuera mi amigo
a través de su cálido aliento
le rogaría, te diera un abrazo
para alejar lo sentido...

...lo sentido que con recelo
espera ser envuelto
en tules de rosas y cerezo
como el primer verso...

¡¡Feliz fin de semana para ti Perlita!!

María del Carmen

Hada Saltarina dijo...

¡Que preciosos homenaje! Qué bello Caronte y qué bella familia! Es una pena que tu hija no vea el video porque es maravilloso. Dale muchos besos de mi parte y otros inmensos para ti

Perlita dijo...

MOS:

Dicen que quien quiere a los animales, no es mala persona...
Mi hija se pasa un poco porque tiene casi un zoológico en su casa, pero por lo menos, ya se ha quitado de encima (literalmente) el águila...Daba un miedo.
Un abrazo y para tu hija que siga así, que es buena señal.

Perlita dijo...

GATA:

¡ Qué cosas tan bonitas se te ocurren! Está claro que eres una gata inspirada que parece como si los versos te fluyeran sin necesidad de "currártelos" Un don, amiga mía.
Besos.Carmen.

Perlita dijo...

HADA:

MI HIJA ME HA PROMETIDO QUE HOY MISMO LO IBA A VER. LO PEOR ES QUE SÉ QUE LE CUESTA ECHAR SUS LAGRIMILLAS TODAVÍA. NO CREO QUE SU MARIDO LA DEJE MUCHO TIEMPO MÁS SIN OTRO CABALLO

Beso grande, Carmen.

Tesa dijo...

Hola, Perlita, lo primera que nunca serás gris, lo intuía leyéndote, pero también te vi por ahí abajo recitando poesía y estás estupenda.

Y vamos a los caballos. Caronte es una maravilla, recurdo otro post dónd enos los presentaste, aunque en otras circustancias.

Adoro los caballos, soy caballo en el horócopo chino, y tuve uno durante unos años; se llamaba Gregal, como el viento del norte.

Era muy fuerte, serio y noble. No soy una gran jinete, pero con él me iba al campo y galopaba sin miedo porque me entendía y cuidaba de mí. Lo tuve que vender por motivos económicos y porque se murio el de mi marido, dejé de montar, pero guardo un maravilloso recuerdo de aquel caballo que se musculó conmigo, se hizo alto y guapo a mi vera. Por suerte lo dejé en buenas manos.

Perlita, recién empiezo a experimentar con el nuevo blog y sigo con el otro sólo de fotos.

A ver qué se me ocurre.

Besos, y esperemos que tu hija pueda volver a tener otro caballo pronto, aunque Caronte siempre será especial.

Gamar dijo...

Por razones de salud, le recomendaron a mi hija de 2 años y medio relacionarse con los caballos.
La llevamos una vez por semana al campo a ver a Flequillo, su caballo preferido. Ella está enamorada y desde el primer día los caballos ahora son flequillos.
Saludos

Perlita dijo...

TESA:

Pues valiente eras porque...¡qué grandes son estos animalotes, hija!
Las cosas de la economía...Puede que mi hija ahora no se haya comprado otro por lo mismo, pero ni pregunto. Alguna vez lo tendrá , me figuro, pero ese caballo era el primero y tenía mucha ilusión con él.
Me da pena lo que cuentas del tuyo, pero si lo dejaste en buenas manos en algo te consolarías.

Gracias por eso de que no me ves gris. Hay que valorarse lo justo y si las cosas se hacen con ilusión, pues pinceladas rosas sobre esos perfiles grises que asoman de vez en cuando. Nadie es perfecto, pero tú, con tus ocurrencias, lo que escribes, las composiciones que haces entre fotografía y dibujo...¡todo! Eres una artistaza y ojalá y te descubra alguien para que tengas tu merecido reconocimiento a lo grande. Te nombro muchas veces y me ha dado gusto volver a "verte" por aquí.
Un beso y hasta otra. Carmen

Perlita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Perlita dijo...

GAMAR:

¿Ya tiene tu hija dos añitos? ¡Cómo pasa el tiempo!

Flequillo es un nombre precioso para un caballo y seguro que ahora ya no dejará de gustarle a tu hija ese noble animal. Parece que supieran que llevan en su lomo a una criatura...Yo, les tengo mucho respeto y sería incapaz de subirme en uno. Mi hija sale a mi padre en esto de la equitación y eso que no lo conoció. Los caprichos genéticos..

Bueno, ya no me voy a aficionar y solo los admiro. Un abrazo, Carmen Sabater.

La cuentera Idaluz dijo...

Familiares cercanos míos son gran amantes de los animales. A mí me gustan especialmente cuando son cachorritos. Vivo en un pequeño apartamento y no considero el tenerlos.
Caronte, por las imágenes del video es majestuoso, con la serena belleza de su raza. Un caballo digno de admiración. Bellas estampas las de los niños, con su candor subidos en él.
Un abrazo, gracias por leerme. Lola

Perlita dijo...

CUENTERA - LOLA:

A veces los animales nos dan ejemplo de comportamiento y hasta de bondad diría yo.
Sí que era un caballo majestuoso. Tenía una doma clásica que arrancaba
aplausos entre los que le veían actuar...Ya es historia y lo disfrutaremos en el recuerdo...
Un fuerte abrazo, Carmen

Miquel dijo...

En casa, jamás tuve animales que no fueran...caseros. No se me ría. En el exterior, gallinas y un gallo. Un perro, a veces dos. Un gato que jamás supimos de quien era dueño....En el interior tuve varios. Piojos, liendres...alguna garrapata perdida...saltamontes en las camas y cucarachas en los pies...pero eso formaba parte de mi vida, vida que no cambiaría ahora por nada...Forma todo parte de un algo que solo conjuntamente se puede explicar. Salut. Un abrazo desde Barcelona., Miquel

Perlita dijo...

MIQUEL:

Hijo,Miquel...¿y no tuviste siquiera un canario? Eso estaba al alcance de todo crío que se aventurase a poner una trampa...¡Ché, home! Yo es que veo que los saltamontes eran demasiado saltarines para estar por el catre, que es lo mínimo junto con el suelo puro y duro que se "espacha" para dormir. Yo tuve catre, que no hubo para cama siendo la menor de los hermanos pero, limpita. También tuve perro, algo tontorrón pero entrañable y las gatas -Pirula y Marquesa- acogidas y amparadas de pedradas ajenas, eran algo casquivanas, o sea, que al ser de alegre vida, me abandonaban cuando les daba la gana. Unas desagradecidas.

Lo del caballo de mi hija...es otra historia...Otra época y sobre todo, una terapia.
Tampoco yo cambiaría aquella vida de liendres. Añoro al gallo cantarín pero...¡soy más vieja!

Salut y força...

trinidad dijo...

Hola Carmen:
Perlita, al leer en comentario a Miquel, he leido que yo lo vea, y he entrado en tu blog, y es muy bonito y distraido, lo del caballo es fuerte y duro, pero tú sabes que la vida es dura...
Y tienes toda la razón del mundo, no te fíes de álguien que no les gusten los animales, no son de fiar, quien no quiere o ama a un árbol, planta, río o montaña, pájaros, animales en general, no es persona, sino un animal, como hay muchos por ahí, cafres y canallas.
A sido un placer comentarte lo que pienso y digo...Si no soy esa Trinidad, de la que hablas, mis excusas y perdones...Y tú recibe un fuerte abrazo de una persona, que tiene mucho y buen trato con personas de Moratalla y Caravaca...desde hace 40 años, me gusta la gente murciana, es noble y sincera...No como en otros lugares de españa, y no quiero decir ciudades...Mari Trini, Trinidad, Mª Trinidad y MTVO, soy la misma...

Perlita dijo...

TRINIDAD:
Sí, me refería a ti en el comentario de Miquel. Las letras, como las conversaciones telefónicas, no tienen cara y a veces, la que le ponemos, no se corresponden con la nobleza de las personas con las que nos comunicamos. No entendemos del todo bien. Es humano.
No te preocupes, amiga. Ya te he puesto un rostro con el encanto que tus palabras desprenden y como murciana de nacimiento, aunque casi nunca pude disfrutar de mi tierra cargada de muchas virtudes, te agradezco tus elogios. De todo hay...
No conozco Moratalla, pero sí Caravaca, que ahora está señorial y preciosa. Soy de Molina de Segura un pueblo laborioso y acogedor pero del que casi no disfruto muy a mi pesar.

Un abrazo y te visito, Carmen Sabater.

trinidad dijo...

Muchas Gracias y muy amable, mañana nos vemos...
Un abrazo y buenas noches,
TRINIDAD

Lugareño dijo...

Los caballos siempre me han parecido unos animales muy especiales... he sentido una gran predilección por ellos, e incluso una especie de admiración. Son puro vigor y pura elegancia. Preciosas fotos y magnífico caballo. Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...

El sábado al llegar una de las primeras visitas me recordó si me había pasado algún contratiempo...

La realidad es que la semana pasada he viajado precisamente el fin de semana, siendo la causa que desestabilizó los días que tengo para continuar con mis pautas, motivo por el que no edite.

Una vez aclarada mi ausencia, no hay nada más gratificante como saber que se puede notar una pequeña ausencia en un espacio tan inmenso, es lo que me motiva a seguir adelante, cuando en ocasiones estoy muy limitada de tiempo y hago lo indecible para estar a vuestro lado porque siempre os llevo en el corazón como la joya más preciada.

Estos y otros detalles te hacen sentir como una flor al amanecer rodeada por la bruma de la ilusión.

Abrazando los sueños que visten de seda al brindar la mano de la amistad.

Besos de esta amiga que te estima y no te olvida!!

María del Carmen

La Gata Coqueta dijo...

La semana va consumiendo los días lentamente, deseando que el fin de semana sea diferente para abandonar la rutina que el trabajo nos va marcando.

Y de algún modo poder disfrutar de algunas horas libres para dedicarlas aquello que más nos gusta hacer, partiendo de un descanso que sea un referente borrador...

Y como el fin de semana acerca alguna que otra sorpresa, yo te la he dejado en Mis caricias del alma, es un coqueto detalle para seguir tejiendo la trenza de amistad que nos va uniendo mutuamente en cada encuentro.

Espero te guste aunque sea un poquito...

Un beso y una rosa

María del Carmen

Perlita dijo...

LUGAREÑO:

A mí me gustan, pero me da pánico lo bajo que veo el cuello cuando estoy encima...¿Cómo me agarraría si hace algún extraño? Reconozco que soy una abuela atípica, que me subí a Caronte, al difunto caballo, y ¡como si estuviera en un segundo piso mirando al suelo! ¿Quién me mandaría a mí? Espero que no me dé otra vez por probar esa nobleza de la que hablas nunca. ¡Menudo miedo!
Chao, amigo, Carmen.

Perlita dijo...

GATA:
Me ha pasado por tu blog porque me encanta todos esos guiños que haces a la fantasía y a la belleza. No vi qué me dejaste, pero ya es un regalo
leerte y ver esa hermosas presentaciones.
Un beso por tu poesía y tu encanto.
Carmen Sabater.

Perlas del Segura