jueves, 29 de marzo de 2012

El CUPIDÓN





He cambiado El Cupidón que iba paralelo a mi seudónimo de Perlita y he puesto una foto mía del varano pasado porque si hubiese esperado al venidero, seguro que se me podrían haber contado algunas arruguillas más y eso, no.

Ya soy una perlaza en vez de una perlita pero bueno, sigo. Lo de ese angelote pudoroso -aunque no se le ve entero- tapando sus intimidades con el extremo de su hermosa ala derecha, ya tenía ganas de licenciarlo con permiso de su autor Wiliam (o Adolphe) Bouguereau.

Siempre me encantó este autor con sus cuadros de ángeles con una piel nívea y deidades mitológicas desnudas que parecen vayan a saltar del lienzo por su realismo. Recordemos El Nacimiento de Venus. Precioso.

Pero en los últimos carnavales, festejo que nunca me ha gustado demasiado, me encontré en dirección contraria a la que yo iba, con un montón de cupidones, bacos, ninfas aladas y angelotes con coloretes exagerados, que si bien iban perfectamente caracterizados, la figura grotesca de unos cuantos componentes de esta comparsa, con unas barrigotas (creo que más de una de ellas naturales, sin relleno) daba grima. Grima, asquete, repulsa... Como se quiera entender y decir.

El más grande de todos estos cupidos, puede que con más de 110 kgs. de peso y casi dos metros de estatura, se acercó hasta donde nos habíamos quedado algunas viandantes mironas y nos acercó unos flautines de caramelo que sonaban y todo. El mío, no llevaba envoltorio porque se le cayó delante de mis narices. Lo cogió el gigantón y se empeñaba que yo hiciera sonar el silbato...

¡Puagg...! ¡Qué asco...! Lo siento. Si al menos hubiera conservado el envoltorio, puede que lo hubiera intentado, pero se impone hacer una pequeña secuencia de lo que vi.

Este hombre, llevaba la malla rosa que le hacía parecer desnudo, mojada totalmente por el sudor. La espalda estaba como si se hubiese metido en una ducha y no se hubiera secado y por eso, el sudor le bajaba hasta el centro de sus posaderas haciendo que se le notase un reducido tanga que se le tenía que estar clavando en la carne como un cilicio. El agua del pecho, se confundía con la de sus axilas. La cara chorreaba y de la especie de mosca que tenía por barba bajo el labio inferior, colgaban unos restos blancos como si hubiera comido merengue.

Las alas eran espectaculares, muy bien logradas, pero la que debía tapar...sus vergüenzas, como dicen finamente en mi tierra, se había desprendido y, francamente, las vergüenzas no andaban muy disimuladas y en ese lugar brillaban dos o tres imperdibles descarados y grandes, que si alguno se hubiese abierto...no quiero ni pensar lo que hubiera sentido el pobre cupido y encima, se quedó allí, como único testigo de que hubo un intento púdico, una pluma generosa que le llegaba a medio muslo.

Yo no sé si lo que le caía de la nariz era sudor o mocos o ambas cosas...Tiré la trompetilla-silbato en la primera papelera que encontré y me propuse, en cuanto pudiera encontrar una foto mía en la que más o menos se disimularan estas arruguillas insolentes que me van acompañando, cambiar a Cupidon por mi cara agradeciéndole los servicios prestados.



22 comentarios:

Perlita dijo...

Veréis que he quitado la entrada anterior. Me costaba verla una y otra vez. Agradezco de corazón a todos mis amigos y amigas, que por este medio y en correo privado, me han mostrado su condolencia por el fallecimiento de mi hermano el gesto tan cariñoso que para mí han tenido. Lo agradezco muchísimo y a los que no he podido contestar personalmente, lo iré haciendo poco a poco. Un fuerte abrazo.
----------------------------------

Cuando aparecía Cupidón en mi
presentación, solo era la mitad...Yo era más pudorosa¡Pobre...! Me gustaba, pero el recuerdo del carnavalero gigante, me quitaron las ganas de seguir viéndolo.....

Mos dijo...

Jo,jo,jo,jo,jo,jo,jo. Qué bueno, paisana. Qué cosas te pasan, nena. Es que algunos no tienen prejuicios y pasan de todo. Y encima el silbato sin envoltorio ni ná.
Me imagino al mastodonte y a ti.
No me extraña que hayas quitado a tu querubín angelito; no me extraña. Si tendrás hasta pesadillas, tú.

Me has sacado una sonrisa larga y eso viene siempre bien.
Un abrazo, paisana, Perlita, Carmen y lo que tú quieras, simpaticona.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Carmen, no sabía lo de tu hermano... me acabo de enterar ahora. Te envío un fuerte abrazo.

No sé qué decirte más que eso, que te doy un abrazo, al terminar de leer el post estaba con una sonrisa y ya no sé qué te iba a comentar, pero ahora solo quiero acompañarte en el sentimiento.

Un beso.

emejota dijo...

Un post de muy agradable lectura. Siento la pérdida de tu hermano. Bs.

TriniReina dijo...

:):):):)
Qué arte, Perlita.
No me extraña que hayas quitado al cupidón, pues no dudo que te haya traumatizado ese tipo con las falsas:):)

No sabía lo de tu hermano. Lo siento y te abrazo.

Besos

RECOMENZAR dijo...

Interesante tu manera de ver las cosas un abrazo

Tesa dijo...

Mira que tienes gracia, Perlita, y es que a veces es cierto que una imagen vale más (en este caso el sudoroso, mocoso y mastodonte cupidón) que mil amores por el pintor de la pieles níveas.

Así está mucho mejor y te vemos tu cara guapa.

Un abrazo, Carmen, ya te contaré lo de el encuadernado artesanal.

fus dijo...

Bueno en carnaval lo que pega son los disfraces grotescos y siempre que sean graciosos a reir y a reir.
Un abrazo

fus

Susana Peiró dijo...

¡Tus relatos, tan sabrosos en detalles! Nos llevamos una imagen imborrable de este Cupidón y su extraño sudor, ande guapa, se entiende muy bien el cambio!
Querida Amiga, por varias semanas estuve sumergida en mi trabajo y por ende, me perdí esa entrada anterior. Mis condolencias para Vos y tu familia por la pérdida del ser querido, lo siento mucho.
Aunque lejos geográficamente, cerca de Vos Carmen Querida. Espero que te llegue mi abrazo largo y con mucho cariño.

Perlita dijo...

MOS:

¿Para qué perder el humor, paisano? Las cosas tristes vienen y es mejor ver la cara buena de las otras.

Luego me enteré de que aquel caballero era un alto industrial muy respetado por aquí. Desde luego alto físicamente, sí que lo era...

¿Te he dicho ya que me voy a Murcia una semana? Por si te da envidia, que soy algo malísima en el fondo...
Un abrazo y ojalá que tu orilla huela a primavera en plena sazón.
Un beso, Carmen.

Perlita dijo...

XIMO:

Muchas gracias, amigo.

Puede que lo que me ibas a decir era cómo a veces nos dices que no te comentemos...¿Y si yo insisto y sí que quiero comentar? Como en "Una terapia peligrosa" :¡Eres bueno, artista, muy bueno...! (aquel, si recuerdas, lo decía Robert de Niro a su psiquiatra)
Un abrazo, Carmen

Perlita dijo...

TriniReina:

Te agradezco tus condolencias.

El Cupidón sigue gustándome, pero...Es más viejo que yo, hala. Le toca dormir.
Un abrazo.

Perlita dijo...

EMEJOTA:

Vengo de tu blog. ¡Qué hermosa música de presentación! Y qué envidia de todos los que habéis visto esas cataratas... Yo me quedé en las pequeñitas, pero no menos hermosas de las del Monasterio de Piedra. Humilde que es una y miedosa a los aviones...Una desgracia.

Abrazos.

Perlita dijo...

TESA:

¿Sabes qué...? Que ahora, cuando veo al cupidón ficticio por la calle, encorbatado y con Audi, me dan ganas de chantajearle en plan mofa -"Yo te conozco, gordinflón..." ¡Pobre...! En cierto modo envidio a las personas que pasan un poco del respeto humano con tal de divertirse y divertir.
Un beso y ya contarás...

Perlita dijo...

FUS:

Yo, que soy decidida, no valdría para ir cara descubierta de una guisa tan ridícula y admiro a los que son capaces de hacerlo sin hacer ningún mal a nadie.
Mi abuela decía que el disfraz ha de ser para embellecerse, nunca para afearse y debí salir a ella.
Un abrazo, Carmen Sabater

Perlita dijo...

SUSANA:

¡Dichosa tú que tienes trabajo...! Por estas latitudes,amiga mía, algunos matarían por encontrar uno aunque fuera soplando nubes.
Te agradezco tus palabras de condolencia. Todo se supera porque la vida es el camino hasta el final.
Me alegro de volver a "verte". Estás muy guapa y tu blog sigue siendo interesantísimo.

Un beso y hasta otra vez, Carmen Sabater.

RECOMENZAR dijo...

Perlita estoy feliz de haberte encontrado
un beso

Eurídice-v dijo...

Lamento la perdida de tu hermano, lo siento.... Ando poco por estos lares, intento entrar con mas frecuencia pero ahora lo tengo complicado.
Uufff lo carnavales, tienen lo que tienen. La descripción del cupidón me ha dejado anonadada... buafffff!!!! Me encanta tu nueva imagen cielo. Un Saludo.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Lamento a perda do seu irmão....
Um abraço solidário

MuCha dijo...

Que hermoso que escribis
te leo

Eva Magallanes dijo...

Jaaa, de todo hay en la Viña de Eros. Cupidos y Satiricones también. Y como Tánatos siempre ronda, te mató al Cupidón precioso para situar allí la Perlaza que eres.
Un abrazo alado para ti!

Pd: Gracias por tu aporte en mi blog. Me interesan las opiniones, reflexiones y críticas. Ojalá siga contando con tu lectura para que veas como se desarrollan las ideas que aún están en "barbecho"...

Anónimo dijo...

Gracias por dejar entrar en tu rinconcito literario. Me he llevado una grata sorpresa porque tu escritura está llena de dulzura y descaro a la misma vez.

Gracias por leerme y gracias por dejar que te lea. Sé que aprenderé cada vez que me pase por aquí. Tendré que hacerlo a menudo.

Saludos!

Pamela F.

Perlas del Segura