jueves, 17 de mayo de 2012

MARÍA

                                                                 



María es una viejecita de mirada dulce que pide limosna cerca de la puerta principal de la Basílica de Los Desamparados en Valencia. Lleva mucho cuidado de no “pordiosear” —como ella dice– en la misma puerta, porque está feo que los turistas vean  la miseria que hay por España. Chapeau por María.
—Hay miseria en todos sitios, María—le dije—esto es muy penoso.
El otro día me senté en los escalones de La Fuente del Turia con ella mientras la veía mordisquear con la boca inclinada, como de lado, (porque le faltan los dientes de arriba) un hermoso  bocadillo  que alguien le había comprado. Le miré los pies y vi que llevaba  puestas las mismas sandalias descubiertas del  invierno pero ahora, sin el grueso calcetín que le aliviaba el frío y entonces le he observado los dedos en martillo, hechos un gancho y con una uñas montadas las unas sobre las otras, que no sé si existe  alguien muy habilidoso  que supiera poner orden en esos pies.
—¿Por qué no se compra en la farmacia esos tubos de silicona en vez de las tiritas que lleva puestas para proteger los dedos, María? —pregunté inocente.
—Porque valen “dose” euros, cariño. Ya me apaño con los “esparatrapos” y las tiritas. Eso de los tubos es cosa para ricos.
—¿No tiene usted ninguna paga para no tener que estar aquí hasta tan tarde?
 Me contó su historia detalladamente entre el rasgueo de su pronunciación y el seseo de su Córdoba natal.
—Siii…Tengo una paga no contributiva. Yo, después de estar arreglando pescado en el puerto con mi hija a cuestas y helada de frío, nadie me aseguró. Ya ve.
Pide limosna porque su hija le salió algo pendonilla, en boca de ella, de su madre, y abandonó tiempo atrás al marido con un pequeñín de dos años, hasta que ha vuelto arrepentida y con ganas de estar con su hijo.
—¿Qué ha hecho su yerno?
—Pues perdonarla, porque ¿qué otra mujer iba a estar con él si no tiene trabajo? ( Eso es quitar mérito al arrepentimiento filial y lo demás es tontería) Además, mi hija es buena, solo que tonta ¿sabe? Se fió del hombre que se la llevó y que no quería al niño y eso ella no era lo que esperaba. Es buena madre. Antes, iba a una casa a limpiar pero ahora, no “le sale ná” para hacerlo y mientras, pues yo pido para mi nieto que toma aún papillas. Mi paga da para luz, agua, basura y poco más pero somos cuatro bocas. A medio día, vamos a La Fonteta de San Luis que no nos conoce nadie y una monja que va vestida “de mujer” nos pone de comer todo lo que queremos y muy bueno y yo además, con disimulo, cojo algo más de pan o fruta que están sin tocar en las mesas y me lo llevo para la “sena”  que de noche nos apañamos con poco y muy bien.
Se levantó como una exhalación después de pedirme perdón porque otro pobre le iba a quitar el sitio donde ella alargaba su flaca mano. Era su puesto de trabajo.
—“Usté” me perdone, cariño, pero es que estos “sinvergüensas” que piden para beber vino, me revientan. Ahí en ese puesto ya me “conosen” ustedes. Hay que ser serios y me gusta la formalidad.
Efectivamente, un hombre que había llegado andando con toda normalidad empujando un desvencijado carrito para inválidos, lo había colocado donde creyó más conveniente y se había sentado en él cambiando el gesto de su rostro por otro, el  más triste que pudo poner.  Logró echarlo y eso que la veo tan poquita cosa... tan paciente…Sobre todo, la formalidad en el "trabajo" y muy penoso por cierto. Que Dios le ayude y lo de los tubos para los dedos de los pies corre de mi cuenta...



(María…no se llama María, claro)

35 comentarios:

María dijo...

¿Quieres creerte que me ha recordado a la "Benigna" de "Misericordia", de Galdós?.

Esa dignidad y coherencia dentro de la infinita miseria.

Besos

Perlita dijo...

María, me pregunto hasta cuando llegará esta miseria. No se puede mirar alrededor sin que se vean casos penosos. Todo es echar la culpa a "alguien" pero es que ¡qué bien vivir manejando el dinero que no es tuyo...!

La Gata Coqueta dijo...



Buen fin de semana te deseo,
bajo el iris de la ventana,
que en su sombra
te nombra, como la criatura
de alma con más aura,
que descansa
sobre la alfombra del alba.

Gracias por llenarnos las horas de ilusiones y los sentidos de emociones.

Atentamente

María del Carmen


Perlita dijo...

Gracias, Mari Carmen, Gata mimosa y dulce. Que lo pases bien en este fin de semana que se presenta apacible por aquí en mi tierra de adopción, Valencia. Iré a la playa y seré como esos gatos que tanto te gustan: de baño, ni pensarlo. Solo tomaré el sol que estoy blancucha.
Besos, Carmen

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola amiga, es tan frecuente estas vidas estrujadas de ilusiones , que no sabemos cómo llegar a tantas necesidades. Pero hagamos lo que podamos con aquel que nos encontremos.
Gracias Perlita
Con ternura
Sor.Cecilia

Mos dijo...

Conmovedora historia, Perlita.
Dices bien cuando dices que cada vez hay más casos como el de maría. No sé exactamente quién tiene la culpa de eso pero bastante sí la tienen los gobernantes y los que miran para otro lado y disimulan la realidad.

Deseo que te repongas de tus dolencias y que sigas dándonos historias humanas tan bien contadas, paisana.

Que Dios le ayude pero, sinceramente, una ayudita terrenal tan poco le vendría mal.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Isabel Barceló Chico dijo...

Este es un ejemplo de los muchos que hay en Valencia. Y tantas y tantas personas que no salen a pedir a una plaza, pero que lo están pasando muy mal.
Querida perlita, siento mucho el equívoco de la feria del libro: yo firmaba el domingo por la tarde, a partir de las 7. Lamento muchísimo no haberme podido encontrar contigo y charlar un buen rato. Espero que surja otra oportunidad. Un abrazo muy fuerte.

Eurídice-v dijo...

La única salida para tanto sufrimiento es la solidaridad.... lamentablemente el caso de María se repite.... hace poco vi a un hombre buscando en la basura aquí en nuestra ciudad Murcia, y esta escena me hizo sentir terriblemente mal porque es el reflejo de una sociedad que del bienestar se esta instalando en el malestar. Saludo.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Bien hecho Carmen, lo de los tubos para los dedos...

Yo también he vivido escenas parecidas a esa... pero no podría hablar de la dureza de la calle con esa suavidad con la que lo has hecho tú.

Un abrazo :)

La Gata Coqueta dijo...



Hoy quiero regalarte un cofre lleno de abrazos, para cuando te invada la melancolía lo habrás y descubras el afectuoso sentimiento que en su interior te estará aguardando…

Porque ayer has sido tú el puerto que albergo mis ilusiones, dibujando nuevos horizontes, iluminados siempre por el constante aprecio de la amistad.

Hoy como ayer
Me paseo de tu mano
Dando las gracias
Por haberte conocido.

María del Carmen

(Para Valencia se ha ido una de mis hijas a descansar y me comenta que hace un tiempo genial y que tiene que tener cuidado para no quemarse)

Hada Saltarina dijo...

Ya me imaginaba yo el final de tu ayudita para los tubos de los dedos! En primer lugar decirte que la historia me ha emocionado no sólo por el contenido sino por tu buen hacer literario; tu descripción de los dedos, del ambiente, del lenguaje... En fin, que me ha encantado. Me hiciste recordar a una ancianita casi ciega con unas hijsa cuyo futuro parecía más negro que el de ella; me hiciste revivir aquel encuenro. Muchos besos

Carmela dijo...

Una historia más entre las muchassssss que se ven en las calles.La has relatado con suma delicadeza, despertando la conciencia y emocionando.
Ya sabía yo que ibas a encargarte de los tubos de silicona para los pies.Hermosa!!!!Te quiero!(Y para cuando pase el verano y llegue el frío ... un par de medias )
Hacemos aquí lo mismo con los peques que extienden sus manos moradas y con los ancianos que .....¡Y son tantos....!!!
Ojalá fueran menos.....
Gigantesco abrazo .

La Gata Coqueta dijo...



¿A que huelen las flores?
Las flores huelen a romance primaveral…
Y sus pétalos es la obediencia de tus ojos
Para admirar la madrugada…
Cada fin de semana virtual.

Que tengas
un precioso día
sin mediar los enojos.

María del Carmen

Manuel María Torres Rojas dijo...

Es un relato del mejor costumbrismo de nuestros grandes escritores de finales de XIX...
En cuanto al fondo...¿qué puedo añadir?
Mi afecto solidario para ella y mi repulsa para un sistema injusto y corrupto. Abrazos para ti.

TriniReina dijo...

El otro día escuché y es cierto, que lo que todavía nos salva es la concepción de familia que aún tenemos los españoles. Lo de echarle una mano al hijo o al hermano o al vecino.
Como María, que con su pensión (malviviría) pero se las apañaría en su casa y al tener que ayudar a su hija y nieto ha de salir a la calle.
Sí, cada día hay más casos así.

Abrazos

Perlita dijo...

SOR CECILIA:

¿Qué tal su salud, amiga mía? Anduve por Paterna y no dí con su convento. Si quiere, me deja la dirección en mi correo y a ver si la distraigo un poco a partir del cuatro de Junio que volveré de Oviedo.
Gracias por sus palabras. Carmen Sabater.

Perlita dijo...

MOS, paisanico...Lo peor: que mande quien mande, los problemas parece que no vayan a resolverse de hoy para mañana. Una pena que no existan las varitas mágicas.
Un abrazo, Carmen

Perlita dijo...

ISABEL:
Alguna vez coincidiremos, no me cabe duda. A ver si hay algún evento cuando esté en Valencia aunque ya para este curso va a ser difícil.
Te deseo muchos éxitos; Carmen Sabater

Perlita dijo...

EURÍDICE:

¿Buscando en la basura? ¡Dios mío, que yo no lo vea...! Quiero pensar que lo que buscase fuera algún desecho de metales o parecido. Me contaba un conocido mío y vividor en el mejor de los sentidos, que vendiendo altavoces de teles viejas, y con no sé qué soldadura que llevan, se había sacado ochenta euros en una mañana. Un espabilado al que admiro.
Un beso, Carmen.

Perlita dijo...

ADMIRADO XIMO:

Se dice en las escrituras evangélicas que "lo que haga tu mano derecha, que no lo sepa tu izquierda..." Se pierde mérito,pero en mi caso podría decirse: Lo que te haga bien en el callo de tu pie derecho, que le haga bien a otro en su pie izquierdo...Claro, por eso lo digo: quien tenga un dedo en martillo como una servidora y con lo que molesta, que trate de que otro no sufra ese tormento y...¡tengo mérito! ¿o no ? Ja, ja...

Un abrazo, Carmen Sabater

Perlita dijo...

MARI CARMEN GATA:

¿Tu hija a descansar a Valencia? Depende...!Valencia es la tierra más movida y juerguista que existe...! Siempre hay una fiesta que celebrar, algo en lo que competir o una concentración de cualquier color en el que desahogar los contaminados pulmones. Espero que al menos no haya ido por el centro y haya encontrado buenos cicerones...
Besos, Carmen.

Perlita dijo...

HADA:

Siento rubor así que lee lo que contesto a Ximo. La verdad es que esos tubos de silicona son un invento y ¿qué le voy a hacer? Pero tal y como yo veo la situación de "María" es capaz de revenderlos. ¿me contó cada negocio...! Pobrecita.
Un beso, guapa.

Perlita dijo...

CARMELA:

Mucho me temo que esta situación nos va a durar. Monumento al que acabe con ella y logre el mejor de los éxitos, pero a muchos nos gustaría poder remediar tantísimo problema como se está viendo muy pronto. Gente que sufre en silencio la escasez más sorprendente que uno pueda figurarse y en algunas familias
que años atrás vivían muy bien...
Gracias por tus cariñosas palabras
Un fuerte abrazo y cuenta con mi cariño, hermosa.
Carmen Sabater

Perlita dijo...

TORRES ROJAS:

Me encanta el análisis que haces a lo que escribo. Esta tragedia humana, bien podría ser de ese costumbrismo del XIX. Sí, señor. El personaje de la Benigna en Misericordia de B. P.Galdós como me recuerda mi paisana María; lo que pasa es que este otro personaje es real, "palpable" y representativo de aquellos otros que nos sonaban anacrónicos y que hoy están desfilando amargamente por nuestro alrededor.
Y no olvido que te pareció bien mi relato epistolar el otro día...
Una, que es polifacética escribiendo pero no llega el Premio Planeta.

Saludos, Carmen Sabater

Perlita dijo...

TRINIREINA:

Tienes toda la razón. Nos salva el concepto de "piña" que tenemos de lo que es la familia y que ponemos en práctica. Casos que contar inacabables donde solo la esperanza mantiene la fe en que ha de verse el el horizonte despejado. Ojalá y sea pronto.
Un abrazo, Carmen Sabater.

Tesa Medina dijo...

Maravilloso el tono del relato, Perlita, que te atrapa desde el primer párrafo. Tremendo el contenido.

Hay muchas Marias, y por suerte cada vez más personas concienciadas como tú de que la pobreza no es un mal de vagos y desechos de la sociedad.

La pobreza está ahí, cada vez más cerca de cualquiera.

Según un reciente informe de Unicef, que me ha llegado al alma:


«Infancia en España 2012-2013» en solo dos años hay casi 205.000 niños más que viven en hogares con unos ingresos por debajo del umbral de la pobreza.


El número de hogares con niños con todos sus miembros adultos sin trabajo ha crecido un 120% entre 2007 y 2010, casi dos veces más que el total de hogares.


En el voluntariado que hago con niños, cada vez tenemos más casos, y eso que nosotros acogemos a los que ni la Generalitat ni el ayuntamiento cubren con becas de comedor, aunque demuestren que lo necesitan con urgencia.

Parece que no hay pan para todos, pero los políticos siguen viviendo como rajás. De camino al barrio del Raval, me cruzo con sus cochazos y sus chóferes que mantienen el motor en marcha para que no se apague el aire acondicionado.

Con mucho mimo "obligo" a comer a los chavales de 4 a 12 en el turno que cubro, por si esa comida es la única con todos los nutrientes que se llevan a la boca al día.

Un abrazo, Carmen.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belo texto...Espectacular....
Cumprimentos

Vanten dijo...

Es curioso como encontramos dignidad donde casí nadia apostaría que pudiera haberla, a muchos otros de altos vuelos les vendría bien aprender, me estoy refiriendo a politicos corruptos... bueno a politicos en general porque no se si hay más de una clase. El detalle de los tubos de silicona, muy hermoso. Un saludo

Perlita dijo...

TESA:

Nos dejas unas estadísticas que no por conocidas (aunque así tan al detalle, no había llegado a saber) dejan de ponernos en la piel astillas. A mí lo de los niños me afecta tanto que me quita el sueño, literalmente. He estado tanto tiempo en contacto con su mundo, de pequeños y no tan pequeños, que me rebelo contra todo lo que los haga sentirse desamparados.
¿Cómo se puede llegar hasta aquí por la avaricia desmedida de unos y otros? El ladrillo, los que promovieron el ladrillo con unas ganancias en construcciones de papel, que una vez comprabas y sobre plano, no te dejaban ver la obra hasta no estar acabada y luego habías de quedarte con paredes de pladur donde no podía clavar un cuadro porque no lo aguantaban; los dichosos bancos animando a pedir préstamos a pobre gente con una nómina de pena...Tienen lo que se merecen algunos, pero lo peor es este remolino en turbulencia constante que se ha originado y que se está tragando tantas economías de las que llamábamos clase media y que me temo ha desaparecido o está a punto porque entre unos y otros, se la han cargado.
Mi abuelo materno como su hija menor, mi madre (fueron ocho hermanos) socialistas cristianos puros, añadía a la letanía de su Rosario particular: "Contra la ambición de los poderosos,
líberanos, Dómine..." Y así, en latín, que para eso fue seminarista hasta que mi abuela se cruzó en su camino... ¡Qué razón tenía...!

Besos grandes, Tesa.
Carmen Sabater

Perlita dijo...

CHANA:

¿Qué tal por esa bella tierra? Menos mal que tus hermosas fotografías dan con su color un punto de optimismo a estas entradas de blog cuando traen la cruda realidad de lo que está sucediendo en la econo mía.
Gracias por tu comentario.
Um abraço, Carmen Sabater

Perlita dijo...

VALEN:

Si...La dignidad del pobre es hermosa, pero coincidirás conmigo que así no se come. Políticos de cualquier color, banqueros y algunos otros que se van con jubilaciones que yo no concibo que puedan existir, después de haber vivido mejor que reyes, es incomprensible. Así estamos.
Un abrazo, Carmen Sabater

Luisa dijo...

Hola, Perlita.

Me ha parecido una historia muy humana. Por desgracia hay demasiadas Marías, no solo en Valencia sino en las calles del mundo. Hay gente que lo está pasando realmente mal y sin visos de que su situación mejore. La solidaridad se hace imprescindeble.

Besos.

Josefa dijo...

Hola me ha impresionao este relato.
Tambien se vive la escaced en mi parroquia que de atender a muy pocas personas necesitadas, en unos años hemos pasado a mas de cincuenta. A las que se les dá todas las semanas comida proveniente de donativos y a veces de la comunidad parroquial. Pués es una parroquia mu pobre, en la que se vive a flor de piel el evangelio de Jesús.
Gracias por esta conmovedora historia.
Besos.

Tesa Medina dijo...

"Contra la ambición de los poderosos,
líberanos, Dómine..." Amén.

Y los mismos que ha dejado que esto se hunda se atreven a decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.

Ellos han vivido y especulado por encima de la decencia y la ética más elemental.

Un abrazo, Carmen.

Perlita dijo...

LUISA, JOSEFA, TESA:

A ver si pronto salimos de esta penosa situación y que llegue remedio para calmar tantas penalidades.

Un beso, Carmen Sabater.

Perlas del Segura