domingo, 5 de diciembre de 2010

ASUNCIÓN ESTÁ...MUY ENFADADA.

Bueno, pues se desveló el misterio porque tomé cartas en el asunto y me negué a seguir guardando el secreto. Si tardan un poco más en sacar a mi pobre prima Asunción del error, pierdo los nervios y ella pierde el pelo. Así, literalmante. Y no es porque se le fuera cayendo por la preocupación, ni porque las de mi familia Rex seamos de pelo más bien justito, no, es porque para aparecer guapa y adornada ante Paco, para acapararlo por si alguna lagarta trataba de engatusarlo, pues se ha ido haciendo unos adornos en la cabellera de lo más pintoresco -nunca mejor dicho- como ponerse mechas rojas, desplegarse unos rizos que iban en todas direcciones (ahora se dice, pelo disparado) y dejarse unas pequeñas extensiones en la nuca que parecía la coletilla de los toreros antiguos de élite...

Resulta que el pobre e inocente Paco, no sabía el dolor que ocasionaba su inocente, pero a la vez, grandioso secreto y su susto cuando le conté las penas de Chon, le hizo reaccionar y contarle a su mujer cómo aprovechando estos momentos de bajada de precio en viviendas, ha comprado un bonito y coqueto chalet en la playa de Mazarrón en Murcia, nuestra tierra.

Para los que conozcan la zona, es una casona antigua al final del paseo principal, hoy casi escondido entre tanta vivienda monstruosa que se ha ido construyendo y que siempre hizo las delicias en la ilusión de Asunción. De ella y de mucha gente. Mías también.

Esa especie de palacete en pequeño, pero grande como para poder presumir de chalet, desde donde se ve el mar, casi en primera fila, estuvo durante un par de décadas o más cerrado. Con aspecto fantasmagórico dicen, que por allí se quedó vagando el alma en pena de su antigua dueña, una elegante meretriz de lujo, a la que un ciego admirador le pagó con esa vivienda su triste historia de amor que no viene ahora al caso.

Paco la ha reformado y recuperado él mismo con tres o cuatro operarios más, quitando horas a su descanso y a su familia a la que estaba seguro de compensar en breve...

¡Qué bonito...! ¿no? ¡Ja!...Chon lloraba y se reía y parecía una cría disfrutando con la noticia, pero después...Se ha peinado como una ermitaña, se ha quitado las extensiones y creo, según sus hijas, que aún le habla con monosílabos al marido "infiel" que no lo era pero que para ella, como si lo hubiera sido. ¡Qué cabreo tiene!

De momento, no sabe que yo conocía el secreto (¡madre mía, si se entera) y ahora voy a ver si le quito de la cabeza que contrate a no sé quién para que haga un exhorcismo antes de ocupar el dichoso chalet por si la madame está por allí de "okupa"...

16 comentarios:

Perlita dijo...

Hola a todos!:
Esa casa, para los murcianos de mi época, tenía la fachada como alicatada de pequeños azulejos en verde claro. Tenía una torre en forma de faro con unas pequeñas ventanas en arco y estaba cubierta de hiedra ¿Quién la recuerda? La Sección Femenina, estuvo impartiendo allí clases... Ahora creo que ya no se parece en nada; que sigue con su fachada tan bonita pero que el torreón se cayó.
Tengo que ver lo que Paco ha sido capaz de hacer, pero iré cuando me aseguren que el fantasma de la primera dueña descansa en paz. Soy algo miedosa...

Lugareño dijo...

Curiosa historia. Yo también quiero un palacete en Mazarrón... aunque con un "okupa" así, me lo pensaría. Siempre lo he dicho: hay casas (y otras cosas en general) que no las quiero ni regaladas. Antes que el lujo, la tranquilidad.

Me ha encantado tu blog, por ese toque tan natural y tan simpático con el que cuentas tus cosas cotidianas, que dicho sea de paso, no tienen desperdicio, máxime cuando guardan relación con Murcia. Si ya fue para mí un regalo tu visita a mi blog, lo es aún más el descubrir los antepasados tan interesantes que tienes, pues soy un apasionado de las historia de nuestra tierra (he leído muchos textos costumbristas y los que me quedan por leer..., porque estoy realizando un estudio exhaustivo, desde hace unos 3 años).

En conclusión, me alegro mucho de conocerte, y de conocer tu blog, que ya mismo agrego a mi lista, para no perderte la pista (valga el pareado).

Un abrazo.
Desde mi lugar de la Huerta.

Perlita dijo...

El gusto es mío, Paisano con mayúsculas. Y...como soy dinámica y con buena memoria a Dios gracias, pregunta lo que quieras saber relativo a costumbres de las nuestras, que la vida me llevó lejos de mi tierra pero nunca la he olvidado.

Un abrazo y sigue por nuestra huerta procurando que no te arrinconen demasiado. A mí, ¡hasta las cañas resecas me gustan! Pero me da pena verlas... Ya ni el limonero asoma por donde solía lucirse cuando nos obsequiaba con el perfume de su azahar.

También te agrego a mi lista. ¡Ah...!: Y mucho éxito con ese libro.

Hasta más "ver". Carmen.

Pepe Derteano dijo...

Hola Perlita...
Primero, gracias por pasar por casa y ser tan amable con palabras que considero exageradas. Te respondí en el blog acerca de Pepe, porque ya que tu marido se llama del mismo modo, no tengo absolutamente nada que envidiarle. Bueno, a mí me seduce mucho la idea de leerte pero imaginándote, buscándole un rostro a Asunción o al Paco, a quien le aconsejaría que siga para adelante porque los fantasmas de las meretrices supongo que no deben de ser como los normales. Además el oficio más antiguo del mundo es tan respetable como el más nuevo. Y si lo ejerció una dama de sociedad, con mucho mayor razón... Tus relatos delatan la frescura de una mujer que tiene ese bicho de la discordia envenenada por el buen humor, la bondad del pensamiento o la fragancia de la primera rosa. Me gusta meterme sin permiso en esa tierra tuya y sentirla mía, disfrutarla com tú, e imaginarte feliz al describirla... Bueno, parece que Asunción sigue enmarañada entre la nublosa cubierta de la duda. Eso de arreglarse para luego retroceder no está bueno. Yo sigo pensando que no tienes que intervenir aunque sepas el secreto. Guárdalo en la caja fuerte de tu corazón y que nada ni nadie se entera, ni tu propia alma Perlita. Otra vez, gracias por visitarme y dentro de algunos minutos te pongo en mis blogs de los amigos porque me siento muy cómodo pasando por acá, que por cierto pasa gente de primera...
Muchos cariños...
PEPE

Hada Saltarina dijo...

¡Qué bonito gesto de amor de Paco! Sí, lo malo es que a veces pensando dar una sorpresa podemos ocasionar un desastre. Me acuerdo de un episodio de "La Casa de la Pradera" (sí aquella del siglo pasado ya por la tele, y del más pasado en la realidad) en la que cada miembro de la familia luchaba con sus ahorros para comprar un regalo al papá de la casa; guardaban tanto el secreto, querían dar semejante sorpresa que finalmente lo consiguieron: ¡todos coincidieron en el mismo regalo!
Seguro que a Asun se le pasa el enfado; ahora es esa mijilla de orgullo que queda que le hace sentirse humillada por haber metido la pata. Ah, y sobre el fantasma... na de ná; envidias de quienes considerarían inmoral que aquella mujer tuviera lo que otros no pudieron. Bendecirla con el amor es la mejor de las bendiciones.
Muchos besos, mi queridísima y linda amiga

Mos dijo...

Querida Perlita: Me ha encantado la historia de tu prima porque ha tenido, tiene, un final feliz.
¡Vaya con los secretos de Paco! Casi le cuesta un disgusto.
En cuanto a tu prima, ¿tan mal estaba con tanto look nuevo? Lastimica de zagala.
Pues eso, que a disfrutar del regalo y la sorpresa. A darse buenos achuchones y a quererse mucho.
Me encantan tus historias, paisana. Eres una maestra de verdad.
Un abrazo de Mos desde su orilla.
Hace mucho que no voy por mi tierra y sí, sí hecho en falta la Huerta, a mis primos y tíos, el embutido, los paparajotes fritos, los dulces, etc.

Un abrazo de Mos desde mi orilla madrileña.

Perlita dijo...

Amigo Derteano:

Muy bien. Recibe un gran premio porque me has "retratado" con eso de que el humor preside de forma importante mi vida. Y no es que a veces no sienta el aguijón de la contrariedad y de la pena rondando a mi alrededor. Y hasta toman posesión y logran "aterrizar" sobre mi persona cuando siempre creí que "esas cosas" solían clavarse a otros, pero se va aguantando. Como encima, para tener malhumor y no aprovechar la chispa que la vida nos brinda con sus ratos buenos...
Llega tarde tu consejo...¡Habladora impenitente!: Cuando Asunción fue informada, allí estaba yo y no pude negar que sabía todo. Si supieras más cosas de mi prima en muchas entradas del blog ya muy antíguas, sabrías que mantenemos una relación de amor-odio (este último de ella hacia mí), pero que no descansa si no me cuenta todas sus penas y alegrías.
¿Seré buena de verdad y no me habré enterado? Debe ser esa bondad que se tiene cuando te haces mayor...

Un abrazo y muchas gracias por tu retrato que me ha llenado de satisfacción (y de presunción desde ahora en adelante).- Carmen.

Perlita dijo...

HADA:
¡Me acuerdo del episodio de "La Casa de la Pradera..! Ha llovido desde entonces ¡eh? Pues igual que la casa de Mazarrón solo que sin tanto "merengue" ¡Para cursiladas amorosas estaba Asunción!
Bueno, ya se le ha pasado y piensa en que nos reunamos allí sus más allegados este verano entre los que me encuentro, pero antes de ir, a ver qué habitación nos asigna porque es capaz de ponernos en el hueco de la escalera donde dicen que es allí donde se escuchaba un tarareo muy raro a determinadas horas...¡Como para fantasmas está una...!

Repito: Soy miedosa...muy miedosa. Ni me gusta la soledad, ni la oscuridad.

Un beso grande...Carmen.

Perlita dijo...

¡HOLA MOS!:
¿Así que tu orilla está en Madrid?
Vaya...Igual nos cruzamos por la línea seis del metro y ni saludarnos. Me paso media vida en Madrid. La orilla murciana, como ésta valenciana, tiene mejor temperatura estos días porque el miércoles con mi gorro y mi bufanda, me tuve que identificar ante mis nietos que ni me conocían los pobres.

Asunción, rara total por amor. Pelo multicolor (que también va a ser abuela, no creas), adelgazando por si Paco la encontraba gorda y se estaba desenamorando...La zagala estaba "grillá" pero de puro miedo a perder a su Paco.

Y nada de pasar tiempo sin visitar la patria chica. Te lo recomiendo. Murcia tiene ahora ese color que pinta el paisaje de forma distinta a otro cualquier sitio porque el sol otoñal, hace que brillen en oro hasta los tormos de nuestra tierra sedienta.

Un abrazo, amigo.- Carmen

Perlita dijo...

MOS:
¡Si los paparajotes son sencillísimos! Yo mañana, haré tortas de conde navideñas...Lo dicho: Un abrazo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Perlita: Me he vuelto chinita buscando donde apuntarme de seguidora de tu blog, y no lo he visto...serrá que estoy cansada, en fin , ya me dirás donde están.
Mi blog es: http://estoyatuladosorcecilia.blogspot.com
Cuando quieres es tu casa.
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

Rosa Cáceres dijo...

¿Donde dices que está ese palacete? Mazarrón es como mi segunda casa y no reconozco en el paseo ninguna casa con azulejos verdes. Me interesa mucho la historia que cuentas. A lo mejor es en Bahía, o en Bolnuevo...No sé...
Yo con mi casita de Mazarrón estoy la mar de contenta, aunque no llegue a palacete, pero al menos tiene jardín.

Un abrazo

Enrique Sabaté dijo...

Una historia familiar con final féliz, el enfado de tu prima por el misterio de la casa en Mazarrón. No son buenas ni las fiestas sorpresas como uno no se ande con cuidado.

Hace años que no voy por Mazarrón.

Recuerdo la copla, la ibamos cantando cuando mi hija Sara era pequeña de El Palmar donde viviamos a Mazarrón.

El puerto de Mazarrooón....

Perlita dijo...

SOR CECILIA:

Ando con ordenador ajeno porque no estoy en casa. En cuanto vuelva, pondré en orden mi página y así le resultará más fácil encontrarme porque...¿mira que si se vuelve usted chinita? ¡ja, ja,...! Me encanta su golpe de humor como no podía ser de otra forma.
Un abrazo y que Dios la bendiga, Carmen.

Perlita dijo...

ROSA:
Puede que esta respuesta te llegue doble porque se me ha borrado la inicial no sé por qué.

El entorno de la casa se me ha difuminado con el tiempo, pero yo creo que estaba detrás del paseo, pero desde luego casi en primera fila. Ahora, según mi primo, se ve el mar aunque edificaron delante. La ocupó la Sección Femenina y yo la conocí sin la torre y con las ventanas tapiadas allá por los años sesenta, luego la tienes que recordar porque es un rato antigua y a saber lo que queda de ella y si Paco se ha gastado más "cuartos" de lo que dice. A continuación había un trozo de playa donde algunas familias ponían tiendas de campaña muy grandes porque había en esa zona muchas palmeras.
Le preguntaré a Chon. Ellos siempre veranearon allí junto a la Iglesia en una calle estrecha y yo sin embargo, siento un gran sentimiento con el cambio que vi en la zona y casi siempre voy al Limonar, pero ni me acerco por donde pasé mis vacaciones de cría durante muchos años...Me da pena.

Ni me acuerdo de Bolnuevo...Una pena.

Perlita dijo...

ENRIQUE:

Mazarrón ha cambiado tanto según me cuentan, que ya no recuerda en nada al pueblo tranquilo que fue, pero dicen que se pasa bien y el agua del mar es tan cálida como sabes, que a los mediterráneos es lo que nos gusta.
Un abrazo.

Perlas del Segura